sábado, 11 de junio de 2016

Paradigmas - Psicánica

Por Thomas Michael Powell
Un paradigma es una creencia, una manera de pensar y ver las cosas; usualmente en forma inconsciente. Es una idea que tenemos acerca de cómo es algo. Un paradigma comienza como una observación o un reporte de cómo están las cosas. El problema surge cuando se vuelve un dogma; se vuelve un mapa mental o un modelo mental de cómo son las cosas. Al volverse un dogma, distorsiona la realidad y nuestras capacidades para razonar. Tales modelos a veces son útiles, pero es muy común que se vuelvan un marco, una limitación al cambio y por eso al mejoramiento.

Los paradigmas son como unos lentes de color: una vez que nos los ponemos, todo se vuelve de ese color y ya no vemos la realidad de la situación. Cuando distorsionan y limitan nuestras percepciones, alimentan a nuestra razón con datos falsos. Luego nos comportamos y actuamos equivocadamente debido a los datos falsos. Cuando actuamos con datos falsos, actuamos en error y no podemos producir los resultados que deseamos.
Efectos de los paradigmas
La mayoría de la gente está dominada por sus paradigmas y generalmente vive inconsciente de que los tiene. Vive inconsciente de la importancia y poder que éstos tienen en su vida. Sin embargo, los paradigmas tienen un enorme impacto en nuestra vida. Los paradigmas falsos tienen más que el suficiente poder para mantenernos en el fracaso. A continuación, mencionamos dos ejemplos de paradigmas y como limitaron a la gente.
Ejemplo #1
Hasta 1492, cuando Colón descubrió América, el paradigma de la gente era que el mundo era plano, y que si navegaba afuera de la vista de tierra firme, caería por un borde. Este paradigma controlaba la manera de pensar de la gente y limitaba totalmente sus comportamientos: nadie navegaba fuera de la vista de tierra firme. Nadie se atrevía a aventurarse lejos al mar abierto. Por eso, los portugueses trataban de llegar a China navegando a lo largo de la costa de África.
Colón llegó con un nuevo paradigma: que el mundo era una esfera y que navegando al oeste se podría llegar al oriente. Esto cambió la manera de pensar, lo que cambió la manera de actuar, lo que cambió los resultados y la historia del mundo. Nada más cambiando esta creencia, se abrió todo un nuevo mundo de posibilidades, de nuevas acciones y maneras de producir un resultado deseado. ¿Ves el poder que tiene un paradigma?
Ejemplo #2
Durante la edad media, el paradigma era que la naturaleza era controlada por Dios. El hombre no era capaz de entender cómo sucedían los eventos. Además, no debía tratar de entender y ni siquiera debía preguntar: todo era la voluntad de Dios y no era ningún asunto del hombre. Alrededor del año 1300 d.C., algunas personas comenzaron a cuestionar y dudar de esta creencia. Por el año 1700 d.C., se había adoptado el paradigma de que la naturaleza era regida por leyes invariables, las cuales el ser humano podría conocer y aprovechar. Este es el paradigma sobre el cual se basa la ciencia moderna. Sin este cambio de paradigmas, nuestro mundo moderno de la tecnología no existiría. La vieja creencia, de Dios controlándolo todo, no permitía el cuestionamiento. Negaba los comportamientos de la investigación y razonamiento esenciales para la ciencia. La ciencia únicamente puede existir bajo de este segundo paradigma.
Un paradigma es como un programa de computadora. Un programa es un conjunto de instrucciones acerca de cómo hacer algo: La computadora no puede operar sin el programa y tampoco puede hacer otra cosa que no esté incluida en el programa. Para resolver otro tipo de problema, hay que escribir un nuevo programa. Igualmente, si la computadora produce un resultado erróneo, la única manera de corregir el resultado es corrigiendo el programa. Mientras sigas corriendo el programa con un error, vas a seguir con el mismo resultado erróneo. Es esencial cambiar el programa para corregir el error.      
Los paradigmas tienen los siguientes efectos:
·     Forman la cultura en la cual la gente vive.
·     Ciegan a la persona a la percepción de otras realidades y posibilidades.
·     Distorsionan la comprensión de otras realidades y posibilidades.
·     Limitan la inteligencia y la creatividad.
·     Limitan y determinan el comportamiento, y por lo tanto, los resultados que se puede lograr.
·     Crean muchos problemas, cuando las creencias no son las correctas.
Cada paradigma es un límite. Es un límite para percibir, pensar, comportarse, cambiar y evolucionar.
Hay que trascender los viejas paradigmas y encontrar y adoptar nuevos paradigmas para cambiar las cosas.
Mientras sigas operando tu vida con los mismos paradigmas, únicamente puedes tener más de los mismos resultados. Si quieres otros resultados, hay que encontrar y adoptar nuevos paradigmas superiores.