viernes, 7 de agosto de 2015

Seducción - Poesía


Por: Juana Medina Hernández
Poesía

                          Tu casta presencia me seduce
                          cuerpo desierto de pecados.
                          Tal vez un roce desinhiba
                          la dócil verdad de tus esquinas,
                          delinearte la piel como un artista
                          con gotas de placer cubrirte toda 
                          verter pasión sobre tu espalda
                          derribar la barrera que me impones.
                          Aguardas el embate de mis manos;
                          no sé cómo empezar, lo reconozco.
                          Comenzaré  en el punto central del vientre liso
                          aureola virginal; ¡ Cómo me incitas !
                          Ombligo sin final, que parte en dos tu anatomía,
                          robarte el pudor, me cuesta tanto
                         romper la exacta simetría que hay en tus ancas.
                          Desisto del intento… duerme tranquila
                          mañana poseeré tu cuerpo:

                                                               Hoja blanca.