viernes, 26 de septiembre de 2014

Responsabilidad

Por Thomas Michael Powell

Para mucha gente la responsabilidad es un término no agradable. La asocia con cosas negativas, pesadas; como deber, trabajo, carga, culpa, "tengo que". El problema es que no entiende qué es la responsabilidad. La responsabilidad es la puerta a muchas cosas: al poder personal, la libertad y la felicidad. De hecho, es imposible vivir en mucho poder, libertad o felicidad si no vives primero en responsabilidad. 

Así que, ¿qué es la responsabilidad? La responsabilidad es "reconocimiento de Causa". Es reconocer que tengo la habilidad de responder, de actuar ante cualquier situación en mi vida. 

En la vida siempre voy a tener juegos. Un juego, recordarás, es una meta y un obstáculo a la meta; un juego es un reto; un objetivo y una dificultad en alcanzar ese objetivo. Además de los retos que yo escojo, la vida y otras personas siempre me van a poner otras dificultades y situaciones negativas – es la naturaleza de la vida. Ante los retos y las situaciones difíciles de mi vida, siempre tengo dos opciones: estar quejándome y culpando a otros, o actuar para cambiar las cosas. La responsabilidad es reconocer que soy Causa, que tengo siempre la opción de actuar. Lo opuesto de asumir la responsabilidad es quejarme y culpar a factores ajenos. Lo opuesto de la responsabilidad es sentirme Víctima y sin poder para cambiar las cosas

Al declarar "Soy Responsable" declaro que "Soy hábil de responder; Tengo capacidad de Causa; Tengo el poder de responder, de actuar ante esta situación". Responsabilidad es abrazar tu Causa y por lo tanto tu poder. El opuesto de responsabilidad es decir: "Soy la Víctima: ellos son la Causa; ellos tiene la culpa. Ellos tienen que cambiar, que actuar. Yo no puedo hacer nada (excepto quejarme y culparlos)." Negar responsabilidad es asignar tu Causa a otros, dejándote en Efecto y Víctima, sin poder personal. ¿Cuál de estas dos posiciones crees que te da más poder en la vida? 

Seguramente conoces algunas víctimas; personas que se pasan la vida lamentándose de su situación y problemas y culpando a todo el mundo por ser la Causa de sus dificultades. Asignan la Causa de sus problemas a sus padres, a sus jefes, a su pareja, a sus hijos, a quien sea – excepto a sí mismos. ¿Puedes observar que no actúan – que solamente se quedan con las manos cruzadas quejándose y culpando a quien sea? ¿Qué piensas de tales personas? ¿Qué sientes sobre tales personas? ¿Las percibes como personas poderosas, capaces? ¿Son felices? ¿Las respetas? ¿Las admiras? ¿Quieres ser y vivir así? 

Es muy, pero muy importante distinguir entre CULPA y RESPONSABILIDAD: NO SON LO MISMO. Culpa es invalidación por Causa fracasada. Es decir que alguien está mal por haber hecho algo equivocado, o sea "malo". La responsabilidad no tiene la más mínima invalidación; no involucra una Opinión de Malo. La responsabilidad sólo dice: Mira los resultados que tienes. Si no quieres esos resultados, entonces ¿qué vas a hacer para cambiarlos?

Tú no tienes que ser la Causa de algo para tener responsabilidad. Otra definición de responsabilidad es: "estar vulnerable a los efectos con posibilidad de acción". ¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que aunque tú no hayas hecho algo para causarte una situación negativa, aunque alguien más te haya causado un problema, si tú tienes cualquier posibilidad de actuar para cambiar esa situación para ti, entonces tú tienes la responsabilidad. Un ejemplo puede aclarar esto: imagina que estás afuera en la lluvia. ¿Eres tú la Causa de que esté lloviendo? Obviamente, no. ¿Eres responsable por estar allí parado mojándote? Absolutamente. Tienes la posibilidad de acción para salir de la lluvia o adquirir un paraguas. Tienes la responsa-habilidad. 

En la misma manera, no importa tanto lo que te pasa en la vida o quién tiene la Causa de tus problemas. Lo que importa es lo que haces tú para resolverlos. Quejarte y culpar a otros no es una estrategia muy efectiva. No importa lo que hicieron de ti tus padres: lo que importa es lo que tú haces con lo que hicieron de ti. 

Te presento un ejercicio para subir tu nivel de responsabilidad: Identifica tres problemas grandes que has tenido durante ya algún tiempo. Mira a los problemas y di, "Soy responsable de este problema". Sigue diciéndolo hasta que sea real y verdadero para ti de que tú eres responsable; hasta que dejes de culpar a otros. Una vez que te sientas responsable, entonces pregúntate: "Siendo el responsable, ¿qué voy a hacer?" Esto abre la intuición y la creatividad. Anota las contestaciones que te llegen y luego decide cuál quieres aplicar. 

Para tener poder en la vida, para poder cambiar las cosas, primero tienes que tomar responsabilidad. Tienes que pararte y declarar: Tengo la capacidad de actuar. Y depende de mí actuar; nadie va a dedicar su vida a arreglar mi vida.