jueves, 21 de agosto de 2014

Volverte anónimo - Poesía


Por: Alejandra Pérez Carranza

Una tormenta de sonrisas me arrebato esta mañana
y el sol se puso sombrero a pesar de mi cielo tatuado de tristezas
victimas de mis lamentos por ti
que semana a semana se acumulan como polvo sobre mi espalda
besando tu inexistencia        
 notando como caen tus palabras alrededor de mis heridas
encontrandote en los libros y hasta en los rincones que desafían mi cansancio.

 Ya no hay espacios privados sólo míos
 el mundo está impregnado de ti
de tu amor inequilibrado, raquítico…
el fruto de mi espera se ha madurado.

El amor, ese cobarde que baja y se mofa de los intentos por alcanzarte
corta mi garganta con su filo y tras ocultar el dolor en mi boca cosida
 vuelvo a soñar contigo
 llevando atado tu recuerdo en mi mano
 en mi lengua muerta que te ama
aunque no te pronuncie en ningún sitio.


Y como si mi insomnio en vano supiera
 que tus luceros embriagan de paz a alguien más
exhalo que la niebla de tu felicidad
 no oscurezca las cejas de tu mirada
la nuestra la dejamos tirada en el abismo
muerta en el terremoto que ocasiona un suspiro
 cayendo en pétalos tristes ante su clausura.

Pero hoy el sol se puso sombrero
Tú… tu amor carcomido se puede quedar
seguiré
          porque noté que hay una vida…

                            aunque no siga en tus ojos.