jueves, 21 de agosto de 2014

Explicación de las láminas del álbum de Carl Nebel, referentes a los temas de la región veracruzana y cercanías

Compilación Por Aarón Vargas Contreras



Lamina 13. INDIOS DE LA SIERRA DE HUAUCHINANGO.

Como contraste al traje de los hombres que es moderno y sin nada en particular, el de las mujeres se parece mucho a los que usaban antes de la conquista, todos son de algodón y fabricados por ellas mismas. A cierta distancia se ve una multitud de gente admirada al ver unos hombres que por diversión trepan hasta la extremidad de un palo de 50 a 60 pies y desde ahí bajan poco a poco hasta el suelo, girando continuamente alrededor del palo. El más valiente  de todos es el que queda sentado o parado en lo alto del palo. Dando vueltas hasta que los demás toquen a tierra. Este juego de origen antiguo, ha conservado entre estos montañeses toda su originalidad primitiva


Lámina 32.  VERACRUZ

El observador se supone estar sobre la azotea de una de las casas que adornan la plaza mayor.
En medio del cuadro se percibe el palacio de gobierno; a mano derecha una parte de la parroquia; más adelante del mismo lado, el mercado de la ciudad; a la izquierda se haya una serie de casas particulares con portales que conducen hasta el puerto. La torre que domina de este lado de las casas es la del convento de San Francisco. A lo lejos se descubre el castillo de San Juan de Ulúa, construido sobre una roca que se haya en el mar, bajo el agua, enfrente de la ciudad y a una distancia de medio tiro de cañón de ella.


Lámina 33. VISTA DE JALAPA

Ciudad pequeña en el estado de Veracruz; se distingue, tanto por la benignidad de su clima y por su posición pintoresca al pie de las cordilleras; como por el trato y la amabilidad de sus habitantes. Alli no hay tiempo de seca o de agua como en la costa y en las tierras altas. Jalapa y sus contornos gozan de una primavera perpetua.


Lámina 34. TEMPLO  ANTIGUO DE LOS TOTONACOS, EN TUSAPAN.

Ciudad  antigua de los totonacos, situada sobre una loma pequeña, al pie de las cordilleras y a 15 lenguas al oeste de Papantla. Esta ciudad parece no haber tenido grande extensión; pero sus ruinas, que casi han desaparecido, dan todavía una idea del carácter grandioso de sus monumentos y construcciones de toda especie.
No se ha conservado de ella más que un monumento, que se conoce ser un tempo (Teocalli), cuya base ocupa un cuadrado de 30 pies de cada lado; su construcción es de piedra caliza de forma irregular.


Lámina 35. FUENTE ENTRE LAS RUINAS DE TUSAPAN

Entre las ruinas de Tusapan se encuentra la fuente grotesca que va aquí representada. Todo el monumento consiste en una estatua de 19 pies de alto, esculpida en la roca viva, los vestidos indican claramente una mujer sentada, apoyando su cabeza sobre el brazo izquierdo, es sostenido por la rodilla. La cabeza figura estar adornada con plumas y piedras preciosas. Entre las plumas, en la parte posterior, tiene una oquedad destinada a recibir las aguas de una fuente – manantial – vecina (que ya no existe). 


Lámina 36. PAPANTLA. PUEBLO DE INDIOS TOTONACOS.

El pueblo de Papantla, que se ve aquí representado, está en medio de estas tierras, rodeado de montes vírgenes y hermosas sabanas. El primer plano del cuadro representa una choza de indios tal como las que he pintado más arriba. Cada una de estas casitas tiene a su lado otras más pequeñas en donde se hace la cocina. El pueblo está como se ve construido sobre un terreno montuoso; tiene con sus dependencias, 8,000 almas, la mayor parte de indios; pero como las casas están a gran distancia una de la otra, ocupa un espacio considerable. Además de la iglesia y el curato, que vemos en medio del cuadro, hay algunas otras construcciones de piedra. 


Lámina 37. LA PIRÁMIDE DE PAPANTLA, LLAMADA EL TAJÍN.

Esta pirámide, nombrada por los naturales, El Tajín, se encuentra a 16 leguas del mar, a 52 al norte de Veracruz y a 2 al suroeste del pueblo de Papantla. El dibujo que tenemos a la vista la presenta geométricamente; y aunque es verdad que se halla en oposición con los accesorios, he creído deber representarla así, para que los que quisiesen conocer sus dimensiones, pudiesen medirla en todos sus pormenores tomando por escala las gradas de la escalera grande que tienen un pie inglés de alto. 


Lámina 38. GENTE DE TIERRA CALIENTE, ENTRE PAPANTLA Y MISANTLA.

El primer plano de este cuadro representa una joven india que vuelve de la fuente con un cántaro en la cabeza, fabricado en el país; su tápalo es un tejido de algodón; las enaguas consisten en una pieza de lino bordado por abajo y recogido por un lado en un bulto, de donde cae en largos pliegues hacia abajo. Esta especie de enaguas está sostenida por un cinturón ancho de algodón de varios colores.


Lámina 39. PIEDRA EN EL MONTE DE MALPICA.

Vemos aquí una de estas piedras, cubiertas de esculturas de un gusto muy original, que tiene 21 pies de largo, y cuya masa es de un granito muy compacto. Alrededor de esta piedra y de otras semejantes, encontré al limpiar el suelo, una especie de empedrado de piedras muy anchas y de forma irregular, parecidas a los empedrados de los caminos antiguos de las inmediaciones de Roma. 


Lámina 42. MONTE VIRGEN.

A la derecha, en el primer plano, se ve una planta de enormes ramas, llamada tarro, especie de bambú. A mano izquierda se ven habitaciones de indios. Un puente ligero construido de tarro y sostenido en el aire por algunos bejucos que caen de los árboles vecinos, facilita a los de a pié el paso del arroyo, que se ve en medio del cuadro, por donde todas caballería y animal grande tiene que pasar con riesgo de romperse el pescuezo o de ahogarse en el agua o en el lodo según la estación. 

Al valorar y resumir la obra del incansable arquitecto Carl Nebel, que con su ímpetu artístico y viajero, resulta ser un fructífero benefactor, con su registro pictórico y su difusión de la identidad de una época histórica de aquel México, recién nacido como país independiente.