sábado, 3 de mayo de 2014

Mural El Obrero petrolero papanteco y la comunidad


Autor: Teodoro Cano García
Ubicación: Auditorio de la UPOPP
Descripción: Aarón Vargas Contreras


Indudablemente para el maestro Teodoro Cano que vivió de cerca acontecimientos históricos de nuestra tierra, no podía dejar pasar desapercibido un hecho muy importante y trascendental como lo es el petróleo, ya que nuestra tierra del Totonacapan también de ello es muy rica y ha permitido un gran cambio no solo en nuestra región, sino en nuestra propia nación.
En esta magnífica pintura mural, se puede apreciar en la parte superior izquierda, estructuras arquitectónicas prehispánicas de diseños que caracterizan a nuestra zona arqueológica del Tajín, simbolizando con ello la región del Totonacapan, donde a flor de tierra fluía el oro negro (petróleo). Asimismo, también se encuentra un símbolo que representa al padre sol que prodiga de calor a nuestra madre tierra representada por esta hermosa mujer totonaca extendiendo su brazo amoroso, y en esa misma dirección podemos observar el anuncio que hace quien toca el caracol, de lo que está por venir, el ave representa al papán aluciendo al nombre de nuestra ciudad, Papantla, lugar de papanes. En la parte inferior izquierda podemos mirar en esta atinada representación que realiza el maestro, el conocimiento y uso de este hidrocarburo como limpiador dentífrico, como combustible o de uso ornamental o ritualista de los antiguos pobladores.
A continuación vemos como un hombre totonaca siembra en nuestras fértiles tierras el maíz (sustento básico de nuestra nación) y luego su transformación como obrero, la otra manera de explotar la tierra de esos ricos yacimientos del preciado oro negro que aunque de suelo mexicano, propiedad del extranjero. Por eso, detrás de este petrolero que sostiene una válvula, sueña, anhela e inicia una lucha social con fuerza y firmeza y se apropia de lo que por derecho le pertenece. Esto lo podemos apreciar en ese rostro de petrolero mestizo que sostiene en una mano el fuego de los mecheros y en la otra, la infraestructura para la explotación de dicha riqueza para finalmente dar bienestar y solvencia a las familias petroleras de nuestra región y del país. Fortaleciendo así también la recreación de la música y el deporte.

Digno homenaje que el maestro Cano hace a sus hermanos petroleros totonacas, que ofrendaron sus mejores esfuerzos para el florecimiento y desarrollo de nuestros pueblos del Totonacapan.