lunes, 19 de mayo de 2014

Juegología: La Vida Es Un Juego

Por Thomas Michael Powell

La vida es un juego. Todo lo que haces en la vida es un juego: Tu trabajo, tu negocio, tu relación de pareja, criar hijos, comprar una casa, hacer dinero, etc. Todo es un juego. ¿No crees que te convenga saber las reglas de juego? ¿Recuerdas lo que dijimos antes: SER más SABER es PODER? Si no sabes, no vas a poder ganar tus juegos. Observa que en la vida la mayoría de la gente está perdiendo muchos de sus juegos, los dos más comunes siendo el juego del dinero y el de la relación de pareja. 

¿En qué consiste un juego? Un juego puede consistir de muchos factores incluyendo: espacio (campo o tabla), tiempo, límites, reglas, árbitros, cosas con qué jugar (equipo), puntaje, etc. Pero los dos elementos más esenciales para que exista un juego son: 1. Una META y 2. un OBSTÁCULO a la meta.


Todos los juegos tienen estos dos elementos y si faltara cualquiera de ellos no podría existir un juego. Por ejemplos, tomemos el fútbol y el ajedrez. En el fútbol, la meta es el gol y el obstáculo es el equipo oponente. En el ajedrez, la meta es jaque mate, y el obstáculo es el conocimiento y la inteligencia del oponente como mueve sus piezas.

¿Cual es la parte más importante de un juego? Probablemente tu respuesta es lograr la META, ganar el juego u obtener el premio. A primera vista, parece que sí – pero al observar realmente la vida, descubrimos que la meta no es la parte más importante de un juego. La parte más importante es el OBSTÁCULO. La esencia de un juego es el esfuerzo, la lucha para sobrellevar el obstáculo. Este esfuerzo es la parte que consume más tiempo – y por mucho— la parte que más disfrutamos. Por ejemplo, en un partido de fútbol, los dos equipos se pasan la gran mayoría del tiempo luchando uno en contra del otro como el obstáculo a vencer. Esto es lo que los espectadores vienen a ver: el vencer el obstáculo. Cuando se hace un gol, se celebra – durante un par de minutos. Luego se olvida el gol para volver al juego, a la lucha contra el obstáculo. El gol sólo sirve para premiar una buena lucha. Si nada más quieres ver goles, entonces quita al oponente y puedes meter los que quieras: no habría obstáculo (y muy pronto sería un juego muy aburrido). La esencia del juego es el obstáculo.

Otro nombre para el Obstáculo es PROBLEMA. Observa que tienes un problema cada vez que quieres algo (META); y algo o alguien evita que lo obtengas (OBSTÁCULO). El problema es cómo sobrellevar el obstáculo y lograr lo que quieres. Meta más Obstáculo es igual a Problema lo cual es igual a tener Juego. La esencia de un juego es el problema para alcanzar una meta. 

Ahora bien, si aún no crees que la vida es un juego, pregúntate cuántos problemas tienes – cada problema es prueba que tienes un juego. 

Para darte cuenta de los juegos que tienes en tu vida, haz una lista de tus metas (deseos). O haz una lista de tus problemas, identificando qué es lo que quieres lograr al resolver cada uno. Contesta esto ahora: ¿Cuáles son mis cinco problemas más grandes? Allí estás viendo algunos de tus juegos. 

¿Cuánto tiempo has tenido esos cinco juegos (problemas)? ¿Estás seguro(a) que estás ganando esos juegos (logrando lo que quieres), o has estado luchando en los mismos juegos sin ganar durante un buen tiempo? Si no estás ganando tus juegos, si tienes tiempo luchando con los mismos problemas sin resolverlos, ¿hasta cuándo vas a esperar antes de buscar la ayuda que necesitas para ganar? SER más SABER es PODER. Si no puedes con algunos juegos, entonces hay cosas que no sabes.

¿Sabes las reglas del juego de la pareja? ¿Sabes evitar conflictos en tu relación de pareja y crear armonía y amor? Puedes creer que lo sabes, pero si no existe armonía y amor, no sabes. ¿Sabes las reglas del juego de criar hijos? ¿Sabes cómo evitar sabotaje y rebeldía en tus hijos, cómo motivarlos y obtener su cooperación alegre? Puedes creer que sabes criar hijos, ¿pero qué dicen tus resultados? ¿Sabes las reglas del juego del dinero y la abundancia? ¿O vives luchando para generar suficiente dinero?

En cada área de tu vida, en cada problema, siempre tienes una meta y obstáculos a ella. Eso significa que siempre estás en un juego – te guste o no. 

La vida es un juego.
La mayoría de las actividades en la vida son juegos.
¡Tú estás aquí para JUGAR!

Por supuesto, la vida no siempre se siente como si estuvieras jugando; con frecuencia está llena de dolor y sufrimiento. Éstos vienen de perder tus juegos a menudo. Pero la inabilidad de ganar tus juegos no es propiedad de los juegos, sino un reflejo del Jugador. Si estás en sufrimiento, te has olvidado de las reglas del juego de la vida; y probablemente no estás ganando mucho. Es aquí donde entra la ciencia psicánica.

Psicánica te recuerda las reglas de la existencia, las reglas de la vida. Te rehabilita como un ser espiritual, un psican, para jugar mejor, disfrutar más tus juegos y ganarlos más.

El Mayor Propósito de un Juego

El propósito de un juego, de tu existencia y de todo lo que existe, es EXPERIENCIA, vivencia: conocer, sentir, vivir, disfrutar. Jugamos juegos porque buscamos experiencias de reto, de probar nuestras capacidades y habilidades, de aprender y mejorar, de empujarnos hasta nuestros límites. El ganar es un experiencia adicional. No dejamos de jugar simplemente porque sabemos que podemos perder. Además, usualmente aprendemos más de perder que de ganar.



Tienes dos tipos de experiencia: física y psicánica. Algunos juegos proveen una experiencia física. Pero el propósito mucho más importante de todos los juegos es experiencia psicánica: sentir, desde la agonía de la derrota, hasta el júbilo del triunfo. (Recuerda que por las Leyes de Polaridad, ambos tiene que existir.) Sin embargo, las emociones son sólo síntomas de algo más profundo: tus Identidades. Tus emociones son cómo te sientes acerca de ti mismo(a) de acuerdo a la Identidad en la que estás en el momento. El mayor propósito de todo juego es retarte y activar tus Identidades limitantes para que las puedas percibir, confrontar y expandirte más allá de ellas, a nuevos niveles de Consciencia, Poder, Sabiduría y Felicidad.