jueves, 7 de noviembre de 2013

Nostalgia


Soneto
Epifanio Castillo Santiago

Yo conocí el amor en tus delicias,
libé la miel inocua de tus labios
y en tus besos me dabas, sin resabios,
la esencia virginal de tus caricias.

Ternura a flor de piel, eran tus manos,
suaves notas de amor tu voz de encanto;
tu talle, olas de mar, dulce quebranto
en la tibia quietud de los veranos.

Y me perdí en la luz de tu mirada…
como un cenit plateando un mar en calma
me irradiaste de amor, ilusionada.


Brilló tu amor en mí con tal vehemencia
que en el febril regazo de tu alma
se tornó deleitable mi existencia.