viernes, 1 de noviembre de 2013

Desde la Estación Espacial Internacional, Firestation explorará la parte superior de las tormentas

Un nuevo video de ScienceCast explora las cosas extrañas que salen desde la parte superior de las tormentas. Referencias de la imagen: Gamma Detector = Detector de rayos gamma; Radio Detector = Detector de radio; Optical Detector = Detector óptico; Sprite = Espectro; Lightning = Rayo

25 de septiembre de 2013: Todos sabemos qué es lo que surge de la parte inferior de una tormenta: rayos. Espigadas columnas de luz se zambullen en la Tierra, calentando así el aire hasta los 27.760 C° (50.000 F°); esto es casi cinco veces más caliente que la superficie del Sol. Los truenos anuncian este proceso en algún lugar de la Tierra con una frecuencia de 50 veces por segundo.
¿Alguna vez se preguntó, sin embargo, qué sale desde la parte superior?
En las últimas décadas, los investigadores han descubierto que suceden algunas cosas extrañas en la parte superior de las nubes. Muy por encima de los rayos comunes, formas exóticas, conocidas como espectros rojos y elfos azules, disparan hacia el cielo; son los parientes fríos de los feroces rayos que aparecen abajo. En algunos sitios, chorros de antimateria vuelan hacia arriba, disparando de este modo los detectores de los observatorios de alta energía de la NASA, ubicados en órbita. Y hasta 500 veces por día la Tierra imita brevemente a una supernova, produciendo así una poderosa explosión de rayos gamma conocida como Destellos de Rayos Gamma Terrestres o DRGT, por su sigla en idioma español (Terrestrial Gamma-ray Flash o TGF, por su sigla en idioma inglés).
Nadie sabe con exactitud cómo se relacionan estos fenómenos entre sí o con los rayos que se producen debajo.
Un nuevo experimento, denominado "Firestation", a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI, por su sigla en idioma español), intentará averiguarlo. Firestation es un conjunto de sensores diseñados con el fin de explorar los vínculos entre los DRGT, los rayos comunes y los espectros.
"La órbita de la estación espacial llevará a Firestation directamente por encima de miles de tormentas durante el año que dure el experimento", dice Doug Rowland, quien es el investigador principal en el Centro Goddard para Vuelos Espaciales (Goddard Space Flight Center, en idioma inglés), de la NASA. "La EEI es perfecta para llevar a cabo esta clase de investigaciones".
A diferencia de los experimentos previos realizados en los rayos, en la atmósfera superior, Firestation tiene la capacidad única de observar las tormentas a múltiples longitudes de onda simultáneamente. Puede registrar la estática de radio de los rayos, así como medir su brillo óptico (incluyendo la luz roja y azul de los espectros y de los elfos), y detectar los rayos gamma y los electrones asociados con los DRGT y los sucesos en los que está involucrada la antimateria.
Rowland espera que Firestation observe hasta 50 rayos por día, al menos un DRGT con diferencia de pocas horas, y un gran DRGT cada un par de días. Una cantidad tal de datos en múltiples longitudes de onda permitirá a los investigadores clasificar conexiones de causa y efecto que fueron imposibles de ver en los estudios previos.
"Hay diversos tipos diferentes de rayos", relata Rowland. "En este momento, ni siquiera sabemos qué tipo produce un destello de rayos gamma". Firestation podría resolver ese misterio, que data de varias décadas, en sus primeras semanas de trabajo.
Lo que más intriga a Rowland de los DRGT es su sorprendente energía.
"Se cree que los rayos gamma provienen de los eventos más violentos, como las colisiones o explosiones de estrellas", destaca. "Qué sorpresa encontrarlos cuando salen de la fría atmósfera superior de nuestro propio planeta".
Algo allí arriba está acelerando partículas de aire de baja energía hasta casi alcanzar la velocidad de la luz, produciendo así radiación gamma y, en ciertas ocasiones, una cascada de antimateria. Rowland quiere descubrir qué es ese "algo" extraño y desconocido. Firestation está listo para develar el misterio.
El experimento fue enviado a la EEI, el 3 de agosto de 2013, a través de la nave japonesa robot "Kounotori-4". Desde entonces, el brazo robot la ha estado instalando en el exterior de la estación. Todos estos sensores fueron revisados a finales de agosto y las operaciones científicas de tiempo completo comenzarán a principios de septiembre de 2013.

Créditos y Contactos

Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips Traducción al Español: Angela Atadía de Borghetti
Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti
Formato: Angela Atadía de Borghetti