jueves, 7 de noviembre de 2013

Cómo Cambiar Tus Relaciones Humanas

Por Thomas Michael Powell

¿Estás experimentando problemas, conflictos y emociones dolorosas en tus relaciones? ¿Estás sintiendo frustración, enojo, miedo, soledad, depresión, que no te aman, que te ignoran, o que alguien te ha fallado en una o más de tus relaciones (incluyendo a padres, pareja, hijos, parientes, suegros, jefes o subordinados, compañeros de trabajo, etc.)?


¿Sientes que algunas personas se esfuerzan en ser groseras contigo o hacerte sentir mal— o que simplemente “les vale”? ¿Hay gente que parece atacarte— y justamente cuando te encuentras más vulnerable? ¿Te intentan controlar con expectativas y demandas; o tratan de manipularte con culpas; o con lo que “debes o no debes hacer”; o “me lo debes”? ¿Se te ha evadido el amor verdadero que has estado buscando en tus relaciones más cercanas?
¿Sabías que hay una solución simple a todas las relaciones, un cambio de perspectiva que hace que todo se acomode en su lugar?
En tu forma de vida actual, probablemente piensas que son las otras personas las que están equivocadas y quienes tienen que cambiar para hacer que las cosas funcionen. Primero que nada, ¿has notado que si esto fuera verdad, no habría esperanza para tus relaciones y tu felicidad en ellas? No habría esperanza por que LAS OTRAS PERSONA NO VAN A CAMBIAR gran cosa o por mucho tiempo. A mediano o largo plazo, otras personas no van a sacrificar su felicidad (ser y hacer lo que ellos desean) para hacerte a ti feliz. Aunque quisieran hacerlo, no podrían lograrlo por mucho tiempo, porque va en contra de la naturaleza humana. (Aprenderás la razón de esto en los cursos y seminarios de Psicánica.)
Observa también que si has estado viviendo sacrificando tu felicidad por la felicidad de otros (lo cual ha sido tu estrategia para ser feliz), esto no ha funcionado. No ha funcionado para hacer funcionar tus relaciones; no ha funcionado para hacer a la otra persona feliz (más que por breves momentos); y ciertamente no ha funcionado para hacerte a ti feliz.
Además, tratar de hacer a otros felices es un cuento de nunca acabar: la otra persona regresará a ti una y otra vez, intentando que hagas más y más cosas (sacrificando tus preferencias) para hacerle feliz—y nunca lo será por mucho tiempo. En otras palabras—y estamos listos para comprobar estos en los seminarios—es imposible hacer a otras personas felices; y tratar de hacerlo sólo garantiza hacerte infeliz a ti.
Afortunadamente, no es verdad que las otras personas tengan que cambiar para que tu relación con ellas funcione. Es totalmente innecesario (así como imposible). Así que si deseas un cambio, y los demás no lo quieren hacer, no lo pueden hacer, y no lo van a hacer— ¿en quién supones que cae la responsabilidad de cambiar?
Así es: ¡en TI!
Al principio, esto puede parecer aterrorizante y difícil, hasta imposible. Pero en realidad el cambio que necesitas hacer no es tan difícil, y es esencial para tu crecimiento personal y tu felicidad en todas las áreas de tu vida. De hecho, tu vida entera despegará cuando tú hagas estos cambios, no solamente tus relaciones personales.
El Conocimiento es la llave al Poder. Tu Poder Personal es tu habilidad de producir tus resultados deseados en cualquier área de tu vida, incluyendo tus relaciones humanas. Un corolario de la ley "Saber es Poder" es que la Causa de todos los problemas, conflictos y dolor (emocional) en la vida es la ausencia del conocimiento correcto. Tú tienes problemas en tus relaciones porque hay cosas que tú no sabes acerca de ti mismo(a), la vida, el amor y las relaciones. Hasta que no reconozcas que hay cosas que no sabes acerca de estas áreas, no habrá esperanza para que puedes siquiera empezar a realizar los cambios que necesitas. He aquí un ejemplo de las cosas que necesitas saber:
La primera pieza de Sabiduría que necesitas para ser Poderoso(a) en la vida es comprender el Espectro de la Polaridad de Causa-Efecto. Operar en la condición de Causa es el comienzo a todo Poder. “Causa” es aquello que crea, mueve y controla cosas. “Efecto” es la condición de aquello que es controlado y movido (por una Causa). Por lo tanto, Efecto es una condición de No Poder: Causa es aquel que tiene el Poder. La condición de Efecto en una persona es conocida como Víctima.
¿Acaso no te has estado sintiendo que eres la Víctima de otros en tus relaciones? Esa es una señal segura de estar en Efecto, en una condición de No Poder.
Has estado regalando tu Poder al asignar la Causa de los problemas en tus relaciones a otras personas. Has estado diciendo que ellos son quienes están causando los problemas, no tú. Eso los hace a ellos Causa y a ti Efecto y, por lo tanto, su Víctima. Les has asignado el Poder en la relación a ellos, y luego no logras entender por qué no tienes el Poder de arreglar las cosas como quieres que sean.


Podemos decir esto mismo desde el punto de vista de Responsabilidad. Responder a algo es actuar, y tomar acción es ser Causa. Observa que tú has estado asignando la Responsa-habilidad, la habilidad de responder, de ser Causa, a la otra persona; mientras que has estado negando que tú seas Responsa-hábil por los problemas en la relación. Has estado negando tu habilidad de responder, de actuar, de ser Causa, en la relación. Por lo tanto, has estado en No-Poder para hacer funcionar la relación. Reconocimiento de Responsabilidad es el punto de transición entre Causa-Poder y Efecto-Víctima en el Espectro de Polaridad de Causa-Efecto.
Así que, para “arreglar” tus relaciones, lo primero que debes hacer es reconocer que hay cosas que no sabes acerca de la vida y las relaciones. La segunda cosa que debes hacer es reconocer que tú eres Responsa-hábil, tú eres Causa en tus relaciones, no la otra persona.
La siguiente cosa que necesitas hacer es adquirir el resto del Conocimiento, la Sabiduría, acerca de ti, la vida, el amor y las relaciones que te hace falta. Llamamos a esa Sabiduría, Psicánica.
He aquí algunos ejemplos de esa Sabiduría en referencia a las relaciones humanas:
La felicidad y el sufrimiento son meramente emocionales. Nunca son las cosas externas, personas, lugares o eventos; pero cómo te sientes tú en relación a esos eventos. Y a pesar de las apariencias, los eventos nunca son la causa de tus emociones, lo cual es nuestro segundo punto:
Los eventos externos, lo que otros dicen o hacen, NUNCA JAMÁS causa tus emociones. Si a ti te parece que los eventos sí causan tus emociones, estás viviendo en una alucinación. (El hecho que la mayoría de la gente viva en esta alucinación no hace ninguna diferencia. Por 10,000 años, la mayoría de la gente pensó que la tierra era plana y que el sol flotaba sobre ella.) La verdad absoluta es—y estamos dispuestas a comprobar esto sin duda alguna—que los demás hacen lo que hacen y dicen lo que dicen, y tú generas emociones acerca de eso. Si no puedes ver esto, entonces anótalo como algo más que necesitas aprender acerca de la vida y la felicidad.
El que los eventos externos NUNCA JAMÁS causan tus emociones significa que, por un lado, los eventos negativos no causan tu dolor, y por el otro lado, no necesitas adquirir nada externo para ser feliz todo el tiempo. Esto significa que eres LIBRE del mundo. El que los eventos externos NUNCA causan tus emociones, el que la causa de tu felicidad y tu dolor está adentro de ti, ¡son GRANDES NOTICIAS! Si realmente tuvieras que controlar el mundo externo, parar las cosas “malas” para dejar de sufrir, y acumular y amontonar cosas “buenas” para ser feliz; entonces no habría esperanza alguna para tu felicidad, porque NUNCA NADIE HA TENIDO EL PODER SUFICIENTE PARA CONTROLAR EL MUNDO.
Afortunadamente, no necesitas hacer esto. Lo único que necesitas aprender a controlar son tus emociones, y los puntos de control están adentro de ti. Lo único que te hace falta es conocimiento.
Uno de los problemas básicos que estás creando en tus relaciones en este momento es que estás intentando controlar el ser y hacer de la otra persona para controlar tus propias emociones. Por un lado, quieres que hagan o dejen de hacer cosas para evitar que se te activen emociones dolorosas (enojo, miedo, tristeza, soledad, etc.). Por el otro lado, quieres que hagan ciertas cosas “buenas” para “causarte” emociones positivas (amor, satisfacción, alegría, etc.). Como hemos visto, esta manera de tratar de controlar tus emociones es imposible, porque las cosas externas no determinan tus emociones. Además, las otras personas van a resistir tus intentos de controlarles y se van a defender con energía negativa (como enojo, rebeldía, o alejándose). Entonces tú los vuelves a contra-atacar con aun más energía negativa para forzarles a que hagan lo que tú quieres; lo cual ellos resisten con aún más energía negativa; y así se van dando las cosas hasta que la relación estalla en llamas.
Así que, cuando te hayas cansado(a) de que tus relaciones no funcionen, y estés listo(a) para aprender cómo lograr que funcionen con mucho menos esfuerzo, todo lo que necesitas hacer es estudiar y aplicar la ciencia psicánica.