jueves, 19 de septiembre de 2013

Se descubrió un enorme cañón debajo del hielo de Groenlandia



Datos proporcionados por una misión científica aérea de la NASA han revelado un inmenso y antes desconocido cañón oculto 1,6 kilómetros (1 milla) por debajo de la capa de hielo en Groenlandia.

"Podríamos dar por sentado que el paisaje de la Tierra ha sido completamente explorado y cartografiado", dijo Jonathan Bamber, quien es profesor de geografía física en la Universidad de Bristol, en el Reino Unido, y autor principal del estudio que fue publicado en la revista Science (Ciencia, en idioma español). "Nuestras investigaciones muestran que todavía hay mucho por descubrir".

El cañón posee las características de un sinuoso canal de río y mide, al menos, 740 kilómetros (460 millas) de longitud, lo cual lo hace más largo que el Gran Cañón. En algunos lugares, mide hasta 800 metros (2.600 pies) de profundidad, a escala con segmentos del Gran Cañón. Se cree que este inmenso rasgo del paisaje es anterior a la capa de hielo que ha cubierto a Groenlandia durante los últimos millones de años.

Los científicos usaron datos proporcionados por radares sobre miles de kilómetros observados; dichos datos fueron recolectados por la NASA, que contrató investigadores del Reino Unido y de Alemania durante varias décadas, con el fin de descifrar el paisaje que yace debajo de la capa de hielo de Groenlandia.

Una gran porción de estos datos fue recolectada desde el año 2009 hasta 2012 por la Operación IceBridge (Puente de Hielo, en idioma español), de la NASA, una campaña científica aérea que estudia el hielo polar. Uno de los instrumentos científicos de dicha operación, el Radar de Sonda Multicanal Coherente de Profundidad (Multichannel Coherent Radar Depth Sounder, en idioma inglés), puede "ver" a través de las vastas capas de hielo para medir su espesor y la forma del lecho de roca que se encuentra debajo.

En su análisis de los datos de radar, el equipo descubrió un cañón que se extiende desde casi el centro de la isla y termina más allá del fiordo del glaciar Petermann en el norte de Groenlandia.

A ciertas frecuencias, las ondas de radio pueden viajar a través del hielo y rebotar desde el lecho de roca que está debajo. El tiempo que tardaban las ondas de radio en rebotar ayudó a los investigadores a determinar la profundidad del cañón. Cuánto más tardaban, más profundo era el lecho de roca.

"Dos cosas nos llevaron a este descubrimiento", contó Michael Studinger, un científico del proyecto IceBridge, en el Centro Goddard para Vuelos Espaciales (Goddard Space Flight Center, en idioma inglés), de la NASA, en Greenbelt, Maryland. "Fue la enorme cantidad de datos recolectados por IceBridge y el trabajo de combinarlos con otros conjuntos de datos para formar una compilación de todos los datos existentes de Groenlandia lo que hizo que este rasgo apareciera ante nuestros ojos".

Los investigadores creen que el cañón desempeña un importante papel en el transporte de agua de fusión de la nieve sub-glaciar desde el interior de Groenlandia hasta el borde de la capa de hielo que llega al océano. La evidencia sugiere que antes de la presencia de la capa de hielo, hace 4 millones de años, el agua fluía en el cañón desde el interior hacia la costa y era un importante sistema fluvial.

"Es notable que un canal del tamaño del Gran Cañón sea descubierto en el siglo XXI debajo de la capa de hielo de Groenlandia", dijo Studinger. "Eso demuestra lo poco que todavía conocemos del lecho de roca que yace debajo de las grandes capas del hielo continental".

La campaña IceBridge regresará a Groenlandia en marzo del año 2014 con el fin de continuar recolectando datos sobre el hielo en la tierra y en el mar, en el Ártico, usando un conjunto de instrumentos que incluyen al radar de penetración de hielo.

Créditos y Contactos
Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Traducción al Español: Angela Atadía de Borghetti
Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti
Formato: Angela Atadía de Borghetti