sábado, 22 de junio de 2013

La mar mueve su cuerpo en el viento


Poesía
Ariosto Uriel Hernández

La mar es un manantial de voces:
grande como el otoño de los árboles
que dispersa palabras cuales hojas
más silenciosa que una idea
escrita en el tiempo de la memoria.


En el centro de la mirada
la mar construye su cuerpo:
envuelto de mar cubierto de siglos
escucho el silencio y te escribo
estas líneas que navegan hacia tus ojos.