viernes, 29 de marzo de 2013

CORCEL DE LEJANOS ECOS



Poesía
Bernardo Cortés Vicencio

Granero claro de los arroyos
nupcial mágico de cálida frescura
labios finos
                     nítido marfil
el carruaje retumba
                              en  religioso murmullo.

Corcel de lejanos ecos.

El fénix  transpira
                                en la mejilla del viento.

Jaula de mis manos
brotan plumas de agua
hipo de alfileres que se mueven
en abanico  jadeo
                                centro de mis labios.

Líquido que esparce
y  sopla un rocío de palomas
                       almizcle caracol
de tu silencio.

Ya no llora mi angosto pensamiento.

Ya no acampa en mi pueblo bilingüe.

En la cien sumergida
la neblina convulsiona
en un charco  de pliegues
invisible ausencia árida
bebo
                                                   la oración de mi  aliento.