jueves, 14 de febrero de 2013

Amada



Décima
Epifanio Castillo Santiago

Eres tú la flor más bella
que el Creador haya formado
y en tus mirar me ha obsequiado
el fulgor de dos estrellas,
eres la hermosa doncella
de perenne juventud
y tu más grande virtud
es que eres fuente de vida
y un valor, en gran medida,
que se transforma en salud.


Cultivaré bellas rosas
a la par de hermosas flores
y el amor de mis amores
lo fomentaré en mi esposa.
Conservaré grandes cosas
de mi dama en sus virtudes
y al llegar vicisitudes
mi mano franca tendrá
ella, en tanto, me dará
confianza cuando salude.