lunes, 12 de noviembre de 2012

Blanqueamiento dental


Artículo
Nibia Esther Mora Vázquez

Nuestros dientes por herencia tienen un color natural predeterminado, y con el paso de los años van adquiriendo tonalidades más oscuras, dependiendo de la dieta y hábitos de cada persona, en los alimentos podemos encontrar, el café, el té, el vino tinto, los refrescos de cola, y alimentos con tintes obscuros naturales y, porque no, también los artificiales como el cigarro y la inevitable edad, sin olvidarnos de algunos medicamentos.

Sin embargo, en la actualidad existen varios métodos de blanqueamiento, que nos ayudan a contrarrestar estos efectos, aunque algunas casas comerciales nos ofrecen blanqueamientos en enjuagues, pastas o geles mágicos, no suplen un blanqueamiento guiado por un profesional en la materia, ya que este te dará las mejores opciones y valorará el estado de salud de tus dientes y tus encías para que no llegues a tener efectos indeseables, y veras el resultado mucho más rápido; más aún, si tienes restauraciones (porcelanas o resinas) debes acudir a él, ya que el blanqueamiento solo actúa sobre el diente natural y tus restauraciones quedaran oscuras.

Debes de tener en cuenta que el dentista aparte de hacer la valoración, antes, realizara una limpieza profunda, retirando placa dental y sarro, y sobretodo cubrirá tus encías para que no sufran irritación alguna.

El blanqueamiento con luz, tarda aproximadamente 1 hora, tiempo en el que verás resultados de inmediato, y deberás seguir algunas sencillas indicaciones. Si tus dientes están muy obscuros, se puede repetir la operación, o se te realiza otro tipo de blanqueamiento más sencillo hasta llegar al tono deseado.

Tu dentista aclarará todas tus dudas y sobre todo te dará los mejores consejos de cuidados que deberás tener ya realizado tu blanqueamiento, y resolverá cualquier efecto no deseado, como dolor y sensibilidad. Espero que esta información te sirva, y suerte con tu blanqueamiento.