jueves, 10 de mayo de 2012

¿Sabes cuál es el origen del Día de la Madre?

Por Abel Hernández García

El 10 de mayo es una fecha muy especial para todos aquellos que respetamos a la mujer que nos dio la vida. Sabemos desde pequeños que cada año se homenajea a esa mujer que, desinteresadamente, se sacrifica por nosotros, sin embargo, es posible que se hayan preguntado: ¿por qué precisamente el 10 de mayo y a quién se le ocurrió? A continuación veremos como surge.
Las primeras celebraciones en honor de las madres se originaron en la antigua Grecia, en el 250 A. de C., en donde se realizaban festivales dedicados Rhea (la madre de los dioses) durante el mes de marzo.
Más tarde, con la expansión del cristianismo en Inglaterra, las celebraciones griegas se adaptaron para venerar a la madre de Cristo; en dichas celebraciones, la gente asistía a la iglesia con ofrendas para la Virgen María (madre de Cristo); y en el siglo XXVI comenzaron a darles obsequios también a las madres en un día que llamaron “Mothering Sunday”.
Más tarde, en el siglo XXVII, comenzó una celebración llamada “Domingo de servir a la madre”, en donde se honraba a las madres de Inglaterra. Todos los sirvientes tenían permiso de visitar a sus madres con el día pagado. Después de un tiempo se hizo costumbre el regalarles un pay llamado “Servir a la madre” precisamente en ese mismo día.
Pero la celebración en América tiene un origen distinto. La primera persona que sugirió un día para festejar a la madre fue Julia Ward Howe, en 1872 en Estados Unidos, ella propuso el 2 de junio como un día dedicado a la paz, en donde se reconociera la labor de la madre. Esta idea fue aceptada en varios lugares y por muchas personas, una de las que más destacaron por su aceptación fue la profa. Mary Towles Sassen, de Kentucky, quien inculcó en sus alumnos la idea de festejar a sus madres. Más tarde, una joven de nombre Ana Jarvis, perdió a su madre en 1905, sintiendo una gran pena, se puso a reflexionar y se dio cuenta que los niños no demuestran el cariño hacia sus madres cuando están vivas, por lo que decidió hacer algo para remediarlo, se imaginó que un “Día de la madre” ayudaría a fortalecer el respeto hacia ellas de parte de todos los hijos; por lo que en 1907, con ayuda de sus familiares, comenzó a escribirle a personas influyentes para que la apoyaran; su fin era realizar una celebración para las madres utilizando el aniversario de la muerte de su madre. Tuvo mucho apoyo, pues el 10 de mayo de 1908, se realizó una celebración religiosa que fue la primera del Día de la Madre, en donde se dio homenaje a la señora Reese Jarvis, en Grafton West Virginia. También lo celebraron ese mismo año en Filadelfia, Pensilvania y Oklahoma. 
Como los claveles rojos eran los favoritos de la señora Jarvis, en la celebración se adornó con ellos; desde entonces, éstos son el símbolo de las madres vivas, y los claveles blancos son de las madres ya finadas. Para 1910 ya se celebraba en casi todos los estados de E.U. por lo que motivó que el Congreso presentara un proyecto de ley para hacer que en todos los estados de E.U. se festejara el “Día de la Madre”. 
En 1914, Thomas Woodrow Wilson, firmó la petición que proclamó como fiesta el “Día de la Madre”, el segundo domingo del mes de mayo. Más tarde otros países adoptaron la celebración, entre ellos México.

Publicado en ¿K'atsiyatá? La Revista Cultural No. 12