domingo, 6 de mayo de 2012

La Santa Inquisición de mis palabras


Poesía

Eduardo Torres Isleño

En mi herejía rompí el mandato de la costumbre.
Me persigue el inquisidor rutinario
                                                                                             de mis días

soy fugitivo.

Corro hacia los montes deletreando
el espesor de mi aliento.

Estrecha  cueva
su vacio me incita a cincelar
este coctel de palabras confusas.

Descargo mi mente
en multiformes destellos promiscuos
                                                          aullidos del alma,
el llanto de ficción que a menudo salpica,
insolentes gemidos de mis dedos.

Entonces enrollo ese universo,
y lo guardo en si mismo,
hasta saturar la cueva del bolígrafo
y los montes aguijoneados por mis ideas
                                                                 huellas de mi escritura.

Pero no es suficiente.
tengo que disolver mi territorio grafico,
                                                     diluir el cosmos cifrado
en que derramo los símbolos soberbios
                              de esta santa inquisición
                                                                               de mis palabras.