martes, 17 de enero de 2012

¿Es una farsa la Unión Estatal de Escritores Veracruzanos?



Efigenio Morales Castro

La opinión dada por el poeta Andrés Bolaños, al periódico y agencia de noticias Imagen del Golfo, es discutible. Y digo que es discutible, porque maneja conceptos que ofenden a los integrantes de la Unión, tales como “grupúsculo de escritores”, “personas que le sirven como empleados a Martha Elsa Durazzo”, entre los que sobresalen.
            Hace un par de días manifesté que el problema central está en el cómo sacar adelante una organización; pienso que es aquí donde está el meollo del asunto. Es cierto que después de Reynaldo Carballido, Martha Elsa Durazzo asumió la presidencia de la Unión. Eso sucedió en Papantla, cuando se efectuó un Encuentro Nacional de Escritores, donde por cierto, Andrés Bolaños no estuvo presente.
            En este sentido, se pudo haber estado de acuerdo o no con esa designación, pero sucedió. Pero creo que este no es un problema, porque es difícil que una persona tenga el carisma para caerle bien a todos; lo principal, es trabajar por la Unión. Y el trabajo de una organización no se da por el simple hecho de que esté registrada ante las autoridades, sino por la acción de sus integrantes para poder crecer, para tener la voluntad de hacer que la literatura llegue a los que tengan que llegar. Es difícil este trabajo, más aún, cuando no se cuenta con el elemento económico para realizar las tareas. Por eso, cada escritor que esté convencido de su papel histórico, debe  aportar sus conocimientos para persuadir a nuevas plumas, a jóvenes que quieren escribir pero no saben por dónde caminar. Este trabajo lo hacemos dentro de la sociedad civil, por eso, yo no creo que se incurra en un delito “…al usar las siglas A.C…”, pues, para mí, lo prioritario, es el trabajo entre los elementos que quieren aprender a hacer uso de la palabra escrita, que ante las autoridades. Eso de estar registrado ante las autoridades correspondientes, se me hace una actitud legaloide; sin embargo, déjenme comentar que la UEEV, ya tramitó su registro de acuerdo a la ley.
            Por otro lado, la UEEV, no tiene el poder ni la autoridad para silenciar obras de escritores. Entonces, ¿por qué Andrés Bolaños argumentó que el acaecido poeta porteño Carlos alemán fue silenciado por “…este grupúsculo de escritores?”.
            Este punto de vista, es el inicio para justificar otro: que dentro de la UEEV “…sólo quedan dentro de dicha agrupación, personas que le sirven como empleados a Martha Elsa Durazzo…”
            Ahora yo pregunto: ¿si no se está de acuerdo con la actual presidencia estatal, si no se hace trabajo adentro, entonces, qué se propone?
            Creo (estoy seguro de ello) que dentro de la UEEV se está dando lo que dentro de la Economía se conoce como Desarrollo Desigual y Combinado. En este sentido, el crecimiento de la Unión en el estado, no puede ser igual, porque –eso hay que aceptarlo-, no todos entregan energías para el crecimiento de ésta. Pero de esto, a que sea un grupúsculo, está muy discutible.
            Desde hace año y medio, mediante la óptica de trabajo, en Papantla estamos trabajando de manera ininterrumpida. Esto no significa que estemos como empleados de Martha Elsa. En lo personal, estoy comprometido con un proyecto, y si los señores que todo lo saben me proponen un proyecto mejor, donde esté la luz de los no-errores, entonces, nos sentamos a discutir. Mientras tanto, pido respeto para los integrantes de la Unión. Es más, invito al poeta Bolaños a que visite Papantla, que asista a nuestras reuniones, y se dé cuenta lo que estamos publicando semanariamente en diferentes periódicos, tanto de Papantla, como de Poza Rica, Villahermosa y Puebla.
            Como Delegado de la Zona Norte, respondo por ello.