miércoles, 21 de diciembre de 2011

Copos de nieve



© Kenneth G. Libbrecht, Caltech
La belleza de los copos de nieve no deja indiferente a nadie. Sin ir más lejos, el astrónomo Johannes Kepler, que descubrió las complejas leyes del movimiento planetario, admitía estar aún más impresionado por los terrenales copos de nieve, por su simetría y su belleza. Tanto es así que escribió un tratado para intentar explicar sus formas.


© Kenneth G. Libbrecht, Caltech
La forma del copo de nieve, depende en gran medida de la temperatura a la que se forma. Las estrellas se forman aproximadamente a -2ºC. A -30ºC se forma columnas y agujas.





© Kenneth G. Libbrecht, Caltech
Debido a las propiedades y la forma de las moléculas de agua, los copos de nieve normalmente tienen seis esquinas (son hexagonales). Para que se formen hace falta, además de agua y una temperatura baja, un germen o núcleo de cristalización, que puede ser una minúscula partícula de polvo del aire. Las moléculas de agua se agrupan a su alrededor y se congelan.
© Kenneth G. Libbrecht, Caltech
Una de las formas más comunes de los copos de nieve es la de dendrita estrellada (en la imagen).

En la Universidad de Wisconsin (EE UU) han creado un modelo por ordenador que recrea el complejo proceso de formación de un copo de nieve. Y han "fabricado" cristales tan realistas como este.

Cuando la temperatura ronda los -2ºC, los cristales de los copos de nieve pueden adoptar una forma triangular.
Fuente: MuyInteresante