jueves, 17 de noviembre de 2011

Lo que debes saber sobre la Revolución Mexicana


Por: Angel Gallegos

1. México Bárbaro (1908). Se trata de un original ensayo en el que, de modo “crudo y directo”, el periodista norteamericano John Kenneth Turner describe las maravillas con las que cuenta México a principios del siglo XX, pero lo confronta con la terrible e impactante situación que se vive en sectores “poco vigilados” como el campo. Los trabajadores, en lugares como Yucatán o Valle Nacional, eran terriblemente sobreexplotados y endeudados hasta controlar sus vidas, con la única y firme intención de hacer crecer (aún más) el poder de una de las instituciones más determinantes del Porfiriato: la hacienda. Desde su aparición, en formato de libro en 1911, México Bárbaro abrió los ojos de muchos de los que, sin saber “cómo estaba acomodada la casa”, creían que el gobierno del general Díaz, efectivamente, era puro “orden y progreso”.
2. Entrevista Díaz-Creelman (1908). Cercanas las elecciones de 1910, el presidente Porfirio Díaz concedió una reveladora entrevista al periodista canadiense James Creelman. En esta plática, publicada en marzo de 1908 en “The Pearson’s Magazine”, el famoso dictador afirmó: "He esperado pacientemente porque llegue el día en que el pueblo de la República Mexicana esté preparado para escoger y cambiar sus gobernantes en cada elección, sin peligro de revoluciones armadas, sin lesionar el crédito nacional y sin interferir con el progreso del país. Creo que, finalmente, ese día ha llegado". Tras conocerse los resultados de la contienda (a mediados de 1910), el pueblo hizo evidente su descontento: tras un evidente fraude electoral, el general Díaz nuevamente subiría al poder en diciembre, sin embargo, esto no sucedería.... pocos meses después se desencadenaría el conflicto armado conocido por todos como la Revolución Mexicana.
3. La Sucesión Presidencial en 1910. Líder del Partido Nacional Antireeleccionista, que buscaba ganar de forma libre y democrática la silla presidencial de México en las elecciones de 1910, Francisco I. Madero publicó este libro pocos años antes, en 1908. En este documento, el también empresario coahuilense criticaba duramente al régimen del presidente Díaz, quien ya llevaba más de 30 años en el poder “impidiendo el paso y tránsito del país hacia un estado moderno y democrático en donde la gente se pudiese regir con total libertad en su expresión y en su derecho de asociación”. La “Sucesión….”, que contó con alrededor de 3,000 copias distribuidas entre un amplio círculo de intelectuales y periodistas, es considerado uno de los libros más importantes en los que se plasman las ideas primigenias del pensamiento revolucionario.
4. El Plan de San Luis (1910). Proclamado en San Antonio, Texas, el Plan de San Luis Potosí es un manifiesto político donde Francisco I. Madero, derrotado en las elecciones de 1910, convoca a levantarse en armas el 20 de noviembre de 1910, con la total intención de derrocar de una vez por todas y a la fuerza, al régimen del presidente Díaz, posteriormente invitar a una jornada de elecciones libres y democráticas y, finalmente, restituir las tierras arrebatadas a los campesinos por los dueños de las grandes haciendas. Copias del plan llegan rápidamente a la Ciudad de México y Puebla en donde la policía tiene que aplacar los primeros brotes de insurrección. Sin embargo, la semilla de la Revolución estaba sembrada y cobró tal fuerza que, en pocos días, el presidente Díaz tuvo que renunciar convocándose así en 1911 a nuevas elecciones en las que Madero resultaría por fin electo como el nuevo presidente de México.
5. El Plan de Ayala (1911). Jefe máximo de los ejércitos del sur, Emiliano Zapata es uno de los líderes más carismáticos de la Revolución Mexicana. En noviembre de 1911, al sentir que las causas del campesinado (devolución de las tierras a sus dueños originales por parte de los hacendados y un mejor reparto agrario) no estaban siendo atendidas y mucho menos resueltas por Madero. El “Atila mexicano” decide desconocerlo y lanza entonces este manifiesto al cual poco a poco se adicionaron otros jefes revolucionarios como Pascual Orozco, entre otros. Zapata murió traicionado en la Hacienda de Chinameca, Morelos, en 1919, no sin antes haber jurado no descansar hasta hacer que los ideales y fundamentos del Plan de Ayala se cumplieran a cabalidad.
6. El Plan de Guadalupe (1913). Firmado en Ramos Arizpe, Coahuila, por don Venustiano Carranza, este documento descalificaba al gobierno golpista de Victoriano Huerta, quien en febrero de 1913 habría mandado asesinar al presidente Madero y al vicepresidente Pino Suárez, haciéndose de la primera magistratura, y anunciaba la conformación de un ejército llamado Constitucionalista que buscaría restablecer el orden y convocar a nuevas y urgentes elecciones. Este tratado, que en diciembre de ese mismo año sufriera algunas modificaciones, como aquella que invitaba a la realización de un congreso constituyente, es considerado el primer intento por recuperar la paz social mediante el respeto y aplicación de las leyes dictadas en la entonces pisoteada constitución republicana.
7. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (1917). Promulgada por Venustiano Carranza el 5 febrero de 1917, en el espectacular Teatro de la República, en la ciudad de Querétaro, este escrito es el triunfo máximo de la Revolución Mexicana. En sus más de 130 artículos, divididos en nueve títulos, se resumen las garantías de todo individuo mexicano, así como la división de poderes y el funcionamiento de nuestro país bajo el modelo de nación, libre y soberana, administrada por diferentes instituciones que conforman el Estado. Aunque hasta la fecha ha sufrido incontables adecuaciones y cambios, la Constitución es hoy por hoy la carta definitiva que rige y da validez a México en el espectacular concierto de los estados y naciones ante el mundo.