martes, 13 de septiembre de 2011

Carta al lector [Septiembre 2011]


Abel Hernández García

Cada septiembre es muy común ver la efervescencia del amor patrio, la mayoría de la gente coloca banderas y otros adornos, escucha música mexicana, participa en desfiles, habla sobre la independencia, y a veces hasta actúa como buen ciudadano. Esto me hace pensar si en verdad entendemos la razón por la que se festeja; no se trata de asistir al Grito y repetir vivas por personas de las que no sabemos nada; debemos valorar la acción que tomaron nuestros héroes (con todo y sus errores) y emularlos, no iniciando una lucha armada, sino adoptando ese patriotismo para bien de nuestra nación, pues es la tierra que dejaremos a las generaciones venideras, y no creo que nos agradezcan por heredar una nación mediocre y caótica.
Nos hacen falta muchas cosas, pero sobretodo un cambio de mentalidad, necesitamos ser más positivos, dejar de buscar el lado negativo a todo lo que se emprende, dejar de quejarnos por nuestros males y hacer algo para solucionarlos, como dice el dicho: “Es mejor encender una vela, que maldecir la oscuridad”.
Nos vemos el siguiente número.