sábado, 16 de abril de 2011

Eureka



Se le atribuye al sabio griego Arquímedes (287 – 212 A. de C.), alumno de Euclides, el descubrimiento de la ley de la flotabilidad. Se cuenta que Hierón, rey de Siracusa (ciudad natal de Arquímedes), sospechando de un orfebre que le había hecho una corona, le pidió que demostrara si dicha corona era de oro puro o adulterado; pero tenía que demostrarlo sin dañarla de ningún modo. A Arquímedes no se le ocurría cómo hacerlo, hasta que un día, al meterse en el baño y observar cómo subía el nivel del agua y se desbordaba de la bañera, exclamó: ¡Eureka! (que significa lo encontré), y salió a la calle desnudo gritando ¡Eureka! ¡Eureka! Su idea era medir el agua desplazada por la corona y luego el agua desplazada por un peso igual de oro. Se desconoce el resultado de la verificación.