domingo, 3 de abril de 2011

Carta al lector - julio 2010


Cuando la humanidad se vio en la necesidad de medir el tiempo, tuvo que recurrir (inteligentemente) a los dos principales astros de la Tierra, el Sol y la Luna; excelentes observadores del cielo, descubrieron que el Sol y la Luna repiten un ciclo definido, por lo que establecieron que: un día es la duración entre dos ortos[1] Solares (más tarde descubrieron el movimiento de la Tierra y definieron al día como el tiempo que tarda en dar una vuelta sobre su propio eje), un mes es el tiempo que tarda la Luna en completar un ciclo, es decir, iniciando con la primera Luna creciente y terminando con la Luna nueva (en la sección Cultura general hay un artículo al respecto). La influencia que ejerce la Luna sobre la Tierra fue identificada y considerada de suma importancia desde las primeras observaciones, principalmente en lo que respecta a la agricultura (en la actualidad se conocen muchos fenómenos naturales, comprobados por la ciencia, que son provocados por la Luna).
Considerando lo anterior, hemos decidido emplear el mes lunar para medir la periodicidad de ¿K'atsiyatá?, por lo que notarán que la publicación saldrá al público cada Luna creciente. Era pertinente aclararles lo anterior para que supieran la razón del cambio en la salida de cada número y al mismo tiempo hacer conciencia y darle importancia a los conocimientos que nos legaron nuestros antepasados.
Nos vemos el próximo número.
Atentamente,

El Director.


[1]   Orto. Salida del Sol o de otro astro.