jueves, 31 de marzo de 2011

Los cafés más lujosos del mundo

Los espacios para tomar café han reunido a artistas, políticos y hasta científicos y les han ayudado a desarrollar su pensamiento. ¿Cuál es tu favorito?

Los cafés son lugares místicos y elegantes, que han servido de testigo a importantes episodios de la historia del hombre. Formas de escribir y pensar tuvieron su origen rodeadas del aroma del café.
La primera tienda de café en París fue abierta al público en 1672 en la tradicional avenida Saint German.
Después un siciliano abrió una tienda similar cerca, donde se reunían alrededor del exquisito sabor del café, muchos de los mejores ejemplares de la sociedad Parisina.
La tecnología no les ha hecho perder su encanto y, por eso, siguen diciendo presente en todas partes del mundo. Conoce los mejores:



CAFÉ FLORIANPiazza San Marcos. Venecia. Italia.
Este es uno de los cafés más antiguos del mundo. Su apertura fue en el año 1720, y su fundador, Floriano Francesconi, eligió la Plaza San Marcos para erguir este reconocido símbolo de Venecia. Éste fue inaugurado bajo el nombre de “Alta Venezia Trionfante”, pero luego fue llamado “Florian” por sus propios comensales.
Desde el 1900 que este café adoptó la idea de los “Café Concierto”, manteniendo una orquesta permanente rodeada por un aire místico y ostentosa decoración.
Sus elegantes salones se llenan del aroma del café italiano, servido en bandeja de plata que, a pesar de lo costoso, merece degustar un capuchino con crema batida y espolvoreado con chocolate rallado y cacao viendo el sol desaparecer tras la basílica.
Sitio oficial aquí.



CAFÉ DE LA PAIX
12 Blvd des Capucines. Metro Ópera. París. Francia.
Es uno de los cafés más famosos de París. Abrió sus puertas en el 5 de mayo de 1862 en el Grand Hotel, siendo desde ese momento el lugar para reuniones, además de ser testigo de sucesos históricos como la primera transmisión directa de radio a los Estados Unidos.
Su creación fue pensada para los extranjeros que visitaron la Exhibición Universal de 1867, cuando se inauguró la famosa Torre Eiffel.
Charles Garnier fue el arquitecto responsable de esta edificación de estilo neobarroco y lleno de elegancia. A pesar de la reforma sufrida en el año 2002, sigue conservando el magnifico estilo de época.
Conócelo.



CAFÉ GIJÓNPaseo de Recoletos, 21. Madrid. España.
Fundado el 15 de mayo de 1888 se convirtió, con el paso del tiempo, en uno de los cafés famosos por sus tertulias literarias, y donde cada año se celebra el premio literario que lleva su nombre.
Este premio literario español tomó el nombre de las tertulias realizadas en este café madrileño, de la mano del actor y escritor Fernando Fernán Gómez en 1949.
Su decoración muestra cortinas enormes, mesas de mármol blanco y asientos de terciopelo rojo, y que ha cobijado a García Lorca y Rubén Darío.
Descúbrelo.



CAFÉ GRECO
Vía Condotti, 86. Roma. Italia.
Este café abrió sus puertas en 1760, y es famoso por sus hermosos salones burdeos, mesas de mármol y numerosos espejos.
Ubicado en Via dei Condiotti, este lugar lleno de historia, muestra pinturas, esculturas y una decoración llena de lujo.
Personajes como Liszt, Goethe, Keats, Hans Christian Andersen y Wagener se hicieron presentes en el local, para consumir su delicioso café bajo una conversación intelectual.
Ubicado en una de las zonas más exclusivas de la capital italiana, mantiene la elegancia y lujo que lo han caracterizado desde sus comienzos.
Conócelo.



CAFÉ FRAUENHUBER
Himmelpfortgasse, 6. Metro U3 U1 Stephanplatz. Viena. Austria.
Fue abierto luego de la derrota de los turcos en el siglo XVII, y se mantiene hasta ahora, con la misma estructura y decoración.
Los camareros visten de etiqueta, y atienden con una formalidad que tiene tradición existente desde los mejores tiempos de Viena.
Los revestimientos color burdeo profundo fueron visitados por Ludwing van Beethoven, un de sus famosos clientes. Su interior se caracteriza por lo suntuoso, ostentando sillas Thonet y grandiosas mesas de mármol.
Este antiguo café vienés mantiene el encanto, lujo y elegancia que permite degustar un magnífico café junto a las delicias típicas de la gastronomía vienesa.
Deslúmbrate.