martes, 29 de marzo de 2011

El mes lunar - lunación


La necesidad de medir el tiempo y registrar acontecimientos para futuras consultas, originó la creación de un sistema llamado calendario; el calendario se divide en las siguientes mediciones de tiempo: el día, que corresponde al tiempo de rotación de la Tierra, es decir, el tiempo que transcurre entre dos cenit[i] del Sol y que equivale aproximadamente a 24 horas; la semana, la cual proviene de la tradición judeocristiana de descansar cada siete días, es decir, no proviene de fenómenos naturales; el mes, originalmente consistía en el lapso de tiempo entre dos Lunas llenas (29 días, 12 horas, 43 minutos y 12 segundos), actualmente se define como la duodécima parte del año y se ajusta entre 30 y 31 días para formar 12 meses; el año, corresponde al tiempo de traslación de la Tierra y dura 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45.5 segundos.

Como cada una de las mediciones corresponden a fenómenos diferentes, es difícil establecer un calendario que los coordine de manera exacta, de manera que, un día no son 24 horas exactas, un mes no son 30 días exactos (ni cuatro semanas) y un año no son ni 12 meses ni 365 días exactos.

Existen dos calendarios principales, uno basado en el Sol y otro en la Luna; el calendario solar es muy importante pues define las estaciones del año, sin embargo, el calendario lunar es muy necesario pues marca varios aspectos prácticos como: el periodo de siembra, el periodo de cosecha, el periodo menstrual, etc., aspectos de suma importancia desde la antigüedad, razón por la cual nuestros antepasados le dieron tanta importancia.

El inicio del mes lunar es arbitrario, sin embargo, el más usado comienza con la Luna creciente y termina con la Luna Nueva, a este periodo también se le conoce como lunación.


Durante la lunación se presentan 8 fases lunares básicas que son:

1.    Luna Nueva. También llamada “Luna Negra”. Esta fase es imposible verla a simple vista, pues se encuentra oculta por el resplandor del Sol, sólo se puede ver cuando ocurre un eclipse total de Sol.
2.    Luna Creciente. Es la primera aparición de la Luna en el cielo y se da 18 ó 30 horas después  de la Luna Nueva, se puede ver en el cielo hacia el Oeste, encima del crepúsculo, tiene la forma de una guadaña. Con esta fase da inicio el mes lunar.
3.    Cuarto Creciente. Tiene su orto[ii] por el Este a las 12:00 hrs., su cenit a las 18:00 hrs. y su ocaso a las 0:00 hrs. Su forma es de un medio círculo.
4.    Luna Gibosa Creciente. En esta fase la Luna adopta una forma cóncava por ambos lados de la parte iluminada.
5.    Luna Llena. Es cuando la cara completa de la Luna queda iluminada y se puede observar la mayor área de la Luna. Su orto es a las 18:00 hrs., su cenit lo alcanza a las 0:00 hrs., y se oculta a las 6 de la mañana. La Luna llena es la mitad del mes lunar, es decir: 14 días, 18 horas, 21 minutos y 36 segundos.
6.    Luna Gibosa Menguante. Pasando la Luna llena, la parte iluminada de la Luna comienza a menguar, tomando la forma de la fase 4 pero en su forma decreciente.
7.    Cuarto Menguante. Es exactamente igual que el cuarto creciente pero en sentido contrario. Tiene su orto a las 0:00 hrs., alcanza su cenit a las 6:00 y su ocaso es al mediodía; en esta fase es posible ver a la Luna durante el día.
8.    Luna Menguante. Conocida también como “Luna Vieja”. Sólo es posible verla de madrugada hacia el Este, justo por encima del Alba y antes de que salga el Sol. Es la última fase visible de la Luna, pues después viene la Luna nueva.

Muchas culturas usaron el calendario lunar, por ejemplo: los mayas, los incas, los chinos, los musulmanes, etc., y la razón es simple, la Luna con su influencia provoca varios fenómenos en la Tierra, la más notable (y comprobada por Newton en su Ley de la Gravitación Universal) es que mueve grandes cantidades de agua en el océano, y como nuestro cuerpo tiene grandes cantidades de agua, es natural pensar que su influencia también nos afecta, y entre las principales influencias de las fases lunares están las siguientes:
Luna Nueva. Durante esta fase no se realiza ninguna actividad de siembra o cosecha, tampoco se debe de cortar el cabello ni la madera, no se deben realizar intervenciones quirúgicas.
Cuarto Creciente. En esta fase se deben trasplantar las plantas; si se corta el cabello crecerá largo y rápido.
Luna Llena. Si se corta el cabello crecerá sano y abundante; el tarro se corta en esta fase para que no se apolille, no se recomienda someterse a operaciones.
Cuarto Menguante. Se podan los árboles para que no crezcan pero tengan un follaje abundante. Si se corta el cabello crecerá lentamente.

Existen varias comprobaciones científicas acerca de la influencia de la Luna en la Tierra, sin embargo, no es posible detallarlas en este momento por falta de espacio, más adelante se publicarán los más notables fenómenos de la Tierra producidos por la Luna, acompañados de su explicación científica.



[i]    Cenit. Posición del sol cuando se encuentra en su punto más alto, formando una vertical con respecto al observador.
[ii]   Orto. Salida de un astro por el horizonte.