viernes, 18 de febrero de 2011

Lo que debes saber sobre las fobias

La palabra fobia viene de “fobos”, que en griego antiguo quiere decir pánico. Aún más, era la personificación del miedo en la mitología griega: hijo de Ares y Afrodita.

Sicológicamente, hablamos de un trastorno de salud emocional que se caracteriza por un miedo intenso y desproporcionado ante objetos o situaciones concretas, como por ejemplo, a los espacios cerrados o a los insectos.

Se debe tener claro que las fobias no son heredadas, sino que son aprendidas a lo largo del tiempo. La fobia se puede adquirir por medio de la asociación de una experiencia temerosa con un objeto o situación en particular. También es probable que sean una creación de nuestra mente para depositar en algo material un constante miedo irracional y así evitar enfrentarlo.
De acuerdo a estimaciones de los expertos cerca del 5% de la población sufre de alguna fobia. Siendo aún más exactos, queremos decir que 1 de cada 20 personas las padece. Además, es más frecuente en las mujeres que en los varones.

Quienes sufren de fobias intentan evitar lo que les provoca miedo. Si no lo logran pueden experimentar diversos síntomas, entre éstos:


· Pánico y miedo
· Taquicardia
· Falta de aire
· Temblores
· Miedo a perder el control
· Un fuerte deseo de huir


Dentro de la clasificación de las fobias están las específicas, es decir miedo a ciertos objetos, situaciones o fenómenos, y las fobias sociales: aquellas donde hay temor o ansiedad extrema frente a determinados acontecimientos sociales, como entablar contacto verbal con desconocidos.

Las sociales son mucho más usuales que las primeras y de hecho, mucha gente padece una fobia específica pero ésta no le afecta en su vida cotidiana.


¿Cómo tratarlas?Las fobias no desaparecen solas, por lo tanto es importante realizar un tratamiento.

Entre las opciones se encuentran las medicinas, la psicoterapia o ambas.

Cuando se trata de psicoterapias, el primer paso es que el especialista tenga claro que se trata de una fobia específica y no un trastorno de ansiedad o algo circunstancial.

Es importante conocer los diversos factores implicados en el problema (qué desencadena la fobia, qué la predispone, qué soluciones se han intentado). El paciente y el especialista deben mantener una relación fluida que les permita elaborar objetivos a alcanzarse con el tratamiento.

Así, mediante psicoterapia, el experto enseña al paciente las causas de su fobia y le aporta técnicas para ir dominando la ansiedad ante el estímulo desencadenante. Las técnicas para controlar la respiración y la tensión muscular también pueden ser de gran utilidad.

Las fobias más comunesEntre las fobias más comunes que padece la población mundial encontramos:


Aracnofobia: Miedo a las arañas. Se calcula que la mitad de las mujeres y el 10% de los hombres padecen esta fobia en algún grado. En casos severos el pánico puede surgir incluso a partir de una fotografía.

Sociofobia: Persistente e intenso miedo a ser juzgado negativamente en situaciones sociales. Es una fobia de las más comunes entre adolescentes y jóvenes, se calcula que cerca de un 4% de las personas entre 18 y 55 años la padecen.

Aerofobia: Miedo a viajar en avión.

Agorafobia: Miedo a los espacios abiertos. Es un trastorno más común entre las mujeres que entre los hombres. Quienes presentan este trastorno suenen quedarse en casa y salir lo mínimo posible.

Claustrofobia: Al contrario que la agorafobia, este trastorno implica el temor a quedar confinado a espacios cerrados. Se estima que entre un 2 y un 5% de la población padece esta fobia. Estas personas suelen evitar los ascensores, el metro, los túneles, las habitaciones pequeñas, etc.

Acrofobia: Es el miedo a las alturas. Se manifiesta en situaciones tales como asomarse a un balcón o estar en un mirador.

Carcinofobia: Se trata del miedo a contraer cáncer. Es uno de los temores más comunes desde el momento en que la mayoría de los adultos siente aprensión ante la posibilidad de manifestar esta enfermedad. Sin embargo, en el caso de los fóbicos, se trata de un miedo muy antinatural, ya que demostrarán temerle a cualquier síntoma físico negativo, asociándolos todos a síntomas de la enfermedad.

Brontofobia: Miedo a determinados fenómenos meteorológicos, por ejemplo a los rayos y truenos.

Necrofobia: Fobia a la muerte y a los seres muertos.