miércoles, 9 de febrero de 2011

Cómo elegir a los amigos

Por:
Lic. Eugenia Vega
Psicoterapeuta psicoanalítica
Miembro de la SOCIEDAD PSICOANALÍTICA DE MÉXICO (SPM)
www.spm.org.mx
Teléfonos:    (+52-55) 5286 1744  y  5286 5509
Clínica de asistencia a pacientes:
Teléfonos:   (+52-55) 5553 3599,  5286 6550 y 5286 0329       
Correo electrónico: spp@spm.org.mx

Se dice que los buenos amigos son los “hermanos” que escogemos. La amistad es una parte fundamental para cualquier ser humano; en ella se comparte, se experimenta, se vive, se aprende, se ríe, se llora, entre muchas otras cosas. Los amigos son testigos y cómplices de nuestra vida.
En el trayecto de la vida vamos conociendo a distintas personas; algunas se quedan y se vuelven amistades entrañables, de ésas que mucha gente dice “contar con los dedos de las manos”. Tenemos amigos desde la infancia, secundaria, preparatoria, universidad, en el trabajo, en la escuela de nuestros hijos, en la zona donde vivimos, etc…; nuestra red social se amplía, según vamos creciendo. Por otro lado, conforme maduramos nos volvemos más selectivos y clasificamos a la gente por “conocidos”, “cuates” o amigos, según la cercanía, confianza, tiempo de la amistad, etc.
Pero, para ti ¿qué cualidades tiene esa persona para que lo/a sientes como amigo/a? Aquí te daremos algunos puntos para que reflexiones sobre tu relación de amistad con él o ella; parámetros que te pueden servir para elegir adecuadamente  a tus amigos:
- Esta persona te respeta, no te humilla ni te hace sentir menos; al contrario, te respeta tal cual eres.
- Esta persona te acepta, no trata de forzarte a que hagas o digas algo en específico o cambies tu forma de ser, para que te quiera. Te acepta con tus cualidades y defectos. Es una buena amistad cuando el otro te transmite diferentes aspectos que ve en ti (fallas, enojos, defectos), sin  la intención de que al hacerlo cambies tu actitud y así le agrades o te quiera más.
- Un amigo te escucha. Le importa lo que piensas y sientes; de hecho, se interesa por lo que te pasa y se siente enriquecido cada vez que platicas con él.
- Con esta persona tienes mucha confianza. No te sientes juzgada y por otro lado, sabes que no le va a contar tu vida a los demás. Te sientes tranquila cuando platicas con ella.
- Es una persona honesta, no te engaña. Reconoce, tanto tus cosas buenas como las malas y te transmite que se da cuenta de ello. No trata de darte por tu lado para no tener problemas o sentir que la rechazas. Pero, ojo!, no es lo mismo la honestidad que la agresión, algunas personas tienden a confundirse y se escudan en la “honestidad” para agredir.
- Amigo es aquel que no solamente te acompaña en la tristeza (sin que esto deje de ser importante), sino que también te acompaña en la felicidad; se siente orgulloso de ti, te admira y comparte contigo tus éxitos y tus logros.
Podríamos mencionar muchos aspectos más y, ciertamente, cada quién valora a sus amigos en base a distintas cualidades pero estas ideas nos dan la pauta para reflexionar y analizar quiénes son realmente mis amigos, qué tipo de amigos tengo y en base a qué los elijo. Y en definitiva, igualmente nos hace reflexionar acerca de qué tipo de amiga soy yo para mis amigos….