miércoles, 19 de enero de 2011

Técnica para disuadir de malas conductas.

El equipo de investigación, dirigido por Melissa Bateson y Daniel Nettle, del Centro para la Conducta y la Evolución, de la Universidad de Newcastle, en el Reino Unido, alternó en las paredes de un café, en periodos distintos, pósteres de caras humanas que miraban fijamente, con pósteres de flores.



Los investigadores contaron, en ambas situaciones, la cantidad de personas que, después de comer, tiraban los restos de comida donde debían.

La labor de vigilancia para este experimento recayó básicamente en Max Ernest-Jones, quien pasó muchas horas sentado de manera discreta en un rincón del café observando disimuladamente la conducta de los clientes hacia la basura que producían.

Durante los periodos en que estaban pegados en las paredes los pósteres de rostros "vigilando" a los comensales, el doble de gente no dejó basura tirada indebidamente, en comparación con los periodos en los que las paredes lucían pósteres de flores.


Los resultados de estos experimentos indican que la presencia de imágenes de rostros humanos que miran a la cámara y que por tanto parecen estar mirando a los ojos de cualquiera que contemple la imagen, puede estimular la conducta cooperativa.

Los autores del estudio consideran que las imágenes de esa clase hacen que la gente se sienta observada.

 A la mayoría de la gente nos importa lo que piensen los demás de nosotros, y por tanto nos comportamos mejor cuando nos sentimos observados.