jueves, 16 de diciembre de 2010

Técnica innovadora para rastrear el movimiento del manto terrestre

Hasta unos 2.900 kilómetros bajo nuestros pies, la Tierra está compuesta
por un manto de rocas. Aunque sólido, es tan caliente que fluye como
masilla. Aunque los geofísicos conocen a grandes rasgos cómo se mueve
este material, lo que ocurre en el fondo es todavía un misterio. Los
investigadores necesitan saberlo para poder pronosticar cómo actuará la
superficie terrestre, nuestra casa.

La única manera de medir el interior de la Tierra a tales profundidades
es con ondas sísmicas. Cuando se desencadena un gran terremoto y las
ondas sísmicas viajan por la Tierra, éstas se ven afectadas de
diferentes maneras, y los geofísicos pueden examinar sus propiedades y
deducir qué está ocurriendo en el centro del planeta, una región que
nunca podremos visitar. El nuevo estudio se centra en una capa
misteriosa donde el manto se encuentra con el núcleo, una esfera de
hierro en el centro del planeta. Esta frontera enigmática tiene
propiedades llamativas que los científicos pueden medir valiéndose de
las ondas sísmicas que pasan a través de ella.

Esta frontera es conocida como Capa D" (con la letra D seguida por una
doble prima). El equipo de Andy Nowacki, James Wookey y Mike Kendall
cree que esa capa de nombre tan intrincado está hecha de cristales que
se alinean en cierta orientación cuando el manto fluye. Es posible medir
cómo se alinean, y en este nuevo estudio se ha hecho tal cosa para una
parte del mundo, América del Norte y Central. En el futuro, este nuevo
método podrá ser usado para ver en qué dirección se está moviendo el
manto en cualquier parte del planeta.

--
Cordialmente,

Abel Hernández García
Director de ¿K'atsiyatá? La Revista Cultural de Papantla

Visita:
http://culturaenpapantla.blogspot.com/
http://www.youtube.com/user/katsiyata?feature=mhsn