miércoles, 15 de diciembre de 2010

Lo que debes saber sobre el lenguaje corporal


Te contamos cuáles son las posturas y actitudes que debes potenciar o descartar si quieres mostrarte como un hombre seguro y confiado en la vida.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Y eso comienza por la postura corporal.
El lenguaje corporal, estudiado por la quinésica, es todo lo que trasmitimos por medio de movimientos o gestos.
Es la forma en que, por ejemplo, delatamos completamente nuestros sentimientos o percepción acerca de la persona con la que estamos interactuando.
Es también la forma en que transmitimos cómo nos sentimos con determinada situación. Así, por ejemplo una mirada esquiva puede equivaler a una mentira o timidez.
Si buscas parecer seguro y confiado en la vida, considera que hay posturas corporales que están totalmente prohibidas y otras altamente recomendadas. ¿Las conoces? Presta atención, porque hoy te contamos sobre cómo mostrarte más seguro a través de ciertos gestos.


DA PASOS LARGOSUn hombre confiado sabe cómo caminar. Si deseas proyectar seguridad debes dar pasos grandes, siempre a un mismo ritmo.


PÁRATE DERECHO CON LOS HOMBROS HACIA ATRÁS
Párate derecho, con la espalda firme y los hombros atrás si quieres demostrar confianza.

Esta es quizás una de las formas de comunicación corporal más importante de todas. Inténtalo delante de un espejo y verás con sorpresa lo mucho más seguro que te hace ver.


USA EL CONTACTO PARA MOSTRAR AGRADECIMIENTO
La palmada en la espalda es retrógrada. No temas en dar un buen abrazo a alguien que hace algo por ti o tiene una buena presentación en el trabajo.

La mayoría de la gente no está acostumbrada y, si tú lo haces, verás como los haces sentir mucho mejor.


MANTÉN LA VISTA AL FRENTEMantener la vista al frente de alguien puede ser una de las formas más complicadas de demostrar confianza.

Bajar la cabeza en medio de una conversación significa, para el resto, que no quieres participar o interactuar.

Si no eres cuidadoso, puedes adquirir esa costumbre todo el tiempo. Mantén la barbilla levantada y los ojos hacia delante, incluso cuando caminas solo por la calle.


INQUIETUDLa inquietud es una clara señal de nerviosismo. Una persona que no puede estar quieta equivale a una persona preocupada, tensa y sin confianza.

Aquí las manos pueden ser tus peores amigos. Lucha para mantenerlas quieras.
Y es que, claro, puedes hablar y mover las manos, pero una cosa es que la gesticulación se salga de control.

Si estás sentado trata de no mover incansablemente las piernas, casi como una vibración.


EVITA LAS MANOS EN LOS BOLSILLOS

No mantengas las manos en los bolsillos. Ese signo se interpreta cuando una persona está incomoda e insegura. Y es que instintivamente tendemos a ocultar nuestras manos cuando estamos nerviosos.

Las manos fuera indican un signo de confianza y de nada que ocultar. Además, no olvides que las manos en los bolsillos llaman a encorvarse.

Lo ideal es siempre poner las manos sobre la cadera.


NO CRUCES LOS BRAZOS CUANDO SOCIALICES
Cruzar los brazos es una postura de protección. Lo hacemos cuando tenemos frío, estamos nervioso o en guardia. Piensa en los grandes gorilas que cuidan los clubes…siempre suelen estar así, ¿verdad?

¿Parecería una persona con esa postura alguien con quien se quiere hablar? Relájate un poco y no cruces los brazos.


SONRÍE
Cuando la gente sonríe es porque no tiene nada de qué preocuparse. Pruébalo: sonríe a alguien a medida que camines o en la oficina. Verás como te devuelven la sonrisa.

¿No te gustaría tener ese efecto por mucho tiempo?


UN BUEN APRETÓN DE MANOSOtra señal de confianza corporal tiene que ver con el apretón de manos.

Hay que darlo con firmeza y seguridad, pero jamás pensando en dañar al otro,  ¡no es un concurso de fuerza!

Tampoco debe durar demasiado tiempo el apretón; sólo el justo y necesario para ser cordial.


HIGIENE Y CUIDADO PERSONALOtro punto básico. Si quieres proyectar seguridad debes empezar con verte bien. Y eso comienza en la higiene y el cuidado personal.

Quieres que tu rostro, cabello y olor trabajen para ti y no contra ti, ¿verdad?