miércoles, 15 de diciembre de 2010

La influencia de los volcanes en los patrones de pluviosidad de Asia

Algunos sospechan que ese efecto, llevado a un altísimo grado por causa
de erupciones gigantescas, instauró en la Tierra hace 65 millones de
años un duro invierno o crepúsculo de muchos años de duración que
contribuyó a la extinción de los dinosaurios, y que un nuevo evento de
esta clase provocó la extinción de los neandertales.

Durante el verano que siguió a la erupción del volcán Tambora, en
Indonesia, en 1815, las heladas arruinaron cosechas hasta en zonas tan
alejadas como Nueva Inglaterra, en Estados Unidos, y la erupción en 1991
del Monte Pinatubo en las Filipinas bajó el promedio global de las
temperaturas en unos 0,4 grados centígrados, suficiente para enmascarar
durante aproximadamente un año el efecto invernadero causado por la
humanidad.

Ahora, en un nuevo estudio, un equipo de científicos ha mostrado que las
erupciones también afectan a la pluviosidad en la región asiática
dominada por los monzones, donde las tormentas abastecen de agua los
cultivos de casi la mitad de la población de todo el planeta. Un equipo
de expertos en anillos de crecimiento de los árboles, del Observatorio
Terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia, ha mostrado que
las grandes erupciones volcánicas tienden a reducir la lluvia en la
mayor parte de Asia central, en tanto que la incrementan en los países
del sudeste asiático como Vietnam, Laos, Camboya, Tailandia y Myanmar,
justo lo contrario de lo que muchos modelos climáticos predicen.

Los anillos de crecimiento de algunas especies de árboles pueden ser
correlacionados con la lluvia. Teniendo en mente esto, los
investigadores del laboratorio de análisis de anillos de árboles del
citado observatorio se valieron de anillos de unos 300 sitios de Asia
para medir los efectos de 54 erupciones que se remontan hasta hace unos
800 años. Los datos provinieron del nuevo atlas de anillos de árboles
del observatorio, un atlas que describe el clima asiático de siglos
pasados, y que ya ha aportado evidencias de largos y devastadores
períodos de sequía.

Tal como indica Kevin Anchukaitis, del equipo de investigación, podría
parecer que la geología y la meteorología son dos cosas diferentes, pero
en realidad tienen importantes interconexiones. Los volcanes pueden
influir de manera considerable en el clima.

Los estudios como el recién finalizado deberían ayudar a los científicos
a refinar los modelos sobre cómo podrían interactuar los procesos
naturales y los antropogénicos a la hora de influir sobre el cambio de
los patrones climáticos futuros, una cuestión vital para todas las
regiones del mundo.

--
Cordialmente,

Abel Hernández García
Director de ¿K'atsiyatá? La Revista Cultural de Papantla

Visita:
http://culturaenpapantla.blogspot.com/
http://www.youtube.com/user/katsiyata?feature=mhsn