sábado, 4 de diciembre de 2010

Fabricar la primera hacha requirió un pensamiento complejo

El equipo del neurocientífico Aldo Faisal, de los departamentos de
Bioingeniería y Computación del Imperial College de Londres, usó modelos
por ordenador y diminutos sensores adheridos en guantes para evaluar las
complejas habilidades manuales que necesitaron los humanos primitivos
para fabricar los dos tipos de herramientas durante el período
Paleolítico Inferior, el cual comenzó hace alrededor de 2,5 millones de
años. Para el experimento contaron con la colaboración de un artesano,
quien fabricó las dos clases de herramientas: piedras en las cuales lo
único que hizo fue afilar sus bordes, y hachas propiamente dichas.

La comparación de las respectivas técnicas de fabricación usadas para
construir ambas clases de herramientas de la Edad de Piedra ha
proporcionado evidencias de cómo se desarrollaron el cerebro y el
comportamiento humanos durante el Paleolítico Inferior.

El avance desde herramientas de piedra rústicas hasta elegantes hachas
de piedra con mango fue un salto tecnológico tremendo para nuestros
lejanos ancestros humanos. Las hachas con mango eran mucho mejores que
las simples piedras afiladas en actividades cruciales como la defensa y
la caza y también en labores cotidianas de menor importancia.

Antes del estudio actual, los científicos tenían teorías diferentes
sobre por qué los humanos primitivos tardaron más de dos millones de
años en crear las hachas de piedra. Algunos han sugerido que esos
humanos arcaicos quizá tenían poco desarrolladas sus habilidades o
capacidades motoras, es decir que carecían de la suficiente destreza
manual para hacer realidad los diseños de hachas. Otros científicos han
sugerido que el cerebro humano necesitó de ese tiempo para evolucionar
hasta ser capaz de generar pensamientos más complejos, necesarios para
concebir mejores diseños de herramientas o mejores técnicas de fabricación.

Las evidencias aportadas por el nuevo estudio confirman que la evolución
del cerebro humano fue necesaria para el desarrollo del hacha con mango.
Además, todo apunta a que el progreso en la producción del hacha de
piedra con mango coincidió con el desarrollo del lenguaje. De hecho,
esas funciones se solapan en las mismas regiones de ambos cerebros, el
de los humanos primitivos y el de los modernos. Por tanto, el nuevo
estudio refuerza la idea de que la fabricación de herramientas y el
lenguaje evolucionaron juntos, ya que ambos requirieron de pensamientos
más complejos. Eso hace del fin del Paleolítico Inferior una época
decisiva en nuestra historia. Después de este período, los primeros
humanos abandonaron África y comenzaron a colonizar otras partes del mundo.

--
Cordialmente,

Abel Hernández García
Director de ¿K'atsiyatá? La Revista Cultural de Papantla

Visita:
http://culturaenpapantla.blogspot.com/
http://www.youtube.com/user/katsiyata?feature=mhsn