viernes, 15 de octubre de 2010

Baterías de ión-litio

¿Cuánto contaminan las baterías de ion-litio para automóviles eléctricos?

(NC&T) No se sabe con exactitud hasta qué punto será perjudicial para el medio ambiente fabricar a gran escala esas baterías para vehículos eléctricos, usarlas y desecharlas al llegar al fin de su vida útil.

Ahora, por primera vez, un equipo de científicos de los Laboratorios Federales Suizos para Ciencia y Tecnología de Materiales (EMPA) ha hecho una evaluación detallada del ciclo de vida o ecobalance de las baterías de ión-litio (Li-ion), en particular las versiones químicamente mejoradas (es decir más respetuosas con el medio ambiente) utilizadas con más frecuencia en los vehículos eléctricos.

Se presenta a menudo a los automóviles eléctricos energizados por medio de baterías como la solución ideal a los desafíos de la movilidad en el futuro, dado que no emiten gases de escape durante su funcionamiento.

En el sector del automóvil eléctrico, las baterías de ión-litio han prevalecido sobre sus competidoras de plomo-ácido y de níquel metal-hidruro (Ni-MH) porque son más ligeras y pueden almacenar más energía.

 
Baterías               para automóviles eléctricos
Batería de ión-litio. (Foto: Wikipedia)
Además, las baterías de ión-litio no requieren básicamente ningún mantenimiento, no presentan el efecto de memoria (la pérdida de capacidad cuando son repetidamente cargadas después de una descarga parcial), tienen un bajo ritmo de autodescarga y se consideran seguras y duraderas.

Por todas estas razones, las baterías de ión-litio han encontrado aplicación en muchos productos, incluyendo los ordenadores portátiles. Pero, ¿son también respetuosas con el medio ambiente, en todo su ciclo, desde que se las fabrica hasta que se las desecha?

La investigación demuestra que si la energía utilizada para cargar la batería no proviene puramente de fuentes hidroeléctricas, entonces en lo fundamental el funcionamiento del automóvil eléctrico tiene un impacto medioambiental comparable al ejercido por el automóvil convencional.

La magnitud de ese impacto medioambiental depende de qué fuentes de energía se usen para recargar al automóvil eléctrico. En cambio, la batería de ión-litio en sí misma tiene un efecto limitado sobre la valoración del ciclo de vida del vehículo eléctrico. Esto contradice las expectativas iniciales de que la fabricación de estas baterías podría invalidar las ventajas de un tráfico rodado eléctrico, sin emisiones de gases contaminantes.
--  Coordialmente,  Abel Hernández García  Visita: http://papantladeolarte.spaces.live.com/