sábado, 2 de julio de 2011

La Insurgencia en el Totonacapan 1814 – 1821


Por Aarón Vargas Contreras

La penetración del discurso libertario y radical caló muy hondo en la población del Totonacapan, a la que Olarte mismo se sentía muy cercano y en la que proyectó todas sus inquietudes renovadoras.
La Gaceta de México proporciona información de los asedios campesinos a los puertos y poblaciones principales. Destacan entre los insurrectos: Joaquín Aguilar, responsable del territorio norte; Serafín Olarte en la serranía papanteca; así como Pedro Vega y Simón de la Cruz.
De la miríada de héroes independientes, Olarte es de los más genuinos, descendiente de caciques totonacas, sumándose al llamado libertador en 1812. Coyuxquihui, comunidad esparcida en ese entonces y enclavada en las estribaciones de la Sierra Madre Oriental, fue su tierra natal desde 1767, y fue también este lugar el principal escenario de la participación de Serafín Olarte en el movimiento de la guerra de la Independencia.
Cuyuxquihui en la lengua totonaca significa “armadillo de madera”. Existiendo en la cercanía la zona arqueológica del mismo nombre.
En este territorio de treinta hectáreas, el coronel Serafín Olarte logró durante una década repeler y organizar a su tropa contra el ejército realista.
Estas tierras producían abundantes cosechas de vainilla, pimienta, maíz, frijol, calabaza, azúcar, vegetales comestibles y gran variedad de semillas, contando con una fauna variada para la caza mayor o menor, aves, agua en abundancia, recursos que sustentaban a más de cuatro mil indígenas distribuidos por los montes y barrancas. Cuando los olartistas decidieron participar en la cruenta guerra, acudieron a Ignacio López Rayón para solicitarle armas, municiones y reconocimiento como parte de las fuerzas insurgentes con la recomendación de José Francisco Osorno, jefe insurgente de la sierra poblana; el cual le comunicaba a Ignacio López Rayón lo siguiente: “Excelentísimo Señor: va con ésta el coronel don Serafín Olarte, que me ha dicho lo mismo que vuestra excelencia, y dispondrá vuestra excelencia de sus pretenciones lo que le pareciere. Atemajac, 31 de agosto de 1814”. Osorno a Rayón.
Ignacio López Rayón llegó a Zacatlán a solicitud de Osorno, y con la encomienda del Congreso de Chilpancingo de mantener la guerra en Oaxaca, Veracruz, Puebla y el norte del país. Los insurgentes de esta gran zona lo reconocieron como comandante general del movimiento.
La campaña de guerrillas encabezada por el coronel Serafín Olarte destacó por diez años, a la muerte de José María Morelos y otros grandes líderes en 1815 sólo Vicente Guerrero y Serafín Olarte sostuvieron la lucha libertaria. Después de la derrota sufrida por las fuerzas comandadas por Serafín Olarte, Miguel Macín Yáñez y otros en el punto denominado Tlaxcalatongo (en el actual estado de Puebla), se replegaron al campamento de Cerro Blanco o Cuyuxquihui.
Mapa de Papantla en 1819 y ubicación del
Campamento realista en cuyuxquihui

Entre el 18 y 19 de noviembre de 1819, Olarte decidió apoderarse de Papantla, sede política regional y asiento de españoles leales a la Corona, siendo derrotado, y con grandes represalias de severidad y crueldad con un incendio intencional, que consumió más de la mitad del caserío y comercios.
La respuesta de los realistas fue contundente; la derrota definitiva del insurgente Serafín Olarte. Las tácticas: la sorpresa, la crueldad, el incendio, campañas de corta y larga duración. Todas fracasaron ante la complejidad y efectividad de las fuerzas insurgentes con sede en el Cerro Blanco o Cuyuxquihui durante los años de 1813 a 1820. Los años transcurrieron y el reducto olartista retrasaba el triunfo de las fuerzas virreinales. Les parecía inaudito que un contingente de indígenas comandado por un líder echara mano de la experiencia y del valor para defender con eficacia sus terrenos.
Así los hechos hasta que en 1820, el realista coronel Manuel Rincón inició la octava campaña, montando un campamento con una permanencia de cinco meses a la espera de la rendición, sin obtenerla pues los seguidores de Olarte no retrocedieron ni claudicaron, lo que hicieron después de negociaciones del indulto a fines de este año y con la ya desaparecida figura del líder insurgente Serafín Olarte.
Muerte de Serafin Olarte
De la correspondencia del Teniente Coronel José Antonio Rincon comandante de operaciones contra el Cuyuxquihui al Exmo. Sr. Conde del Venadito. Virrey Gobemador yCapitan General del Reino de Nueva Espana, don Juan Ruiz de Apodaca.
"Excmo Sr. Conde del Venadito
Virrey Gobernador..

No puede menos en obsequio de la justicia elevar a la Superior consideracion de V.E. losparticulares servicios y méritos del Gobernador pasado de Papantla, don Antonio Pérez Ticante, Comandante de una de las escuadras de indios realistas del mismo: Este benemérito individuo incansable para toda clase de fatiga y respirando solo un entusiasmolaudable, aspira unicamente a la persecucion de los rebeldes que infestan estos montes, haciendo muy liuctuosas correrias, como se evidencia en haber logrado desde mi llegada adicha Papantla entre otras presas, la de dos rebeldes y cuatro armas de fuego. Estoy informado por el Comandante del mismo puntc, quien me lo recomienda, que el referidoTicante fue guien aprisiono al rebelde cabeeilla Seraiin Olarte, en tiempo del TenienteCoronel don José Maria Luvian y que desde el principio de la rebelion se constituyo a defender en cuanto le ha sido posible, su pueblo con el numero de treinta que reune, cuyo manejo igualmente consta al Sr. Coronel, don Carlos Maria Llorente".
Continua el texto que tiene como fin, promover militarmente al comandante de indios realistas Antonio Pérez Ticante por sus méritos.
Termina el documento: Nuestro Senor guarde a V. E. muchos años. Cerro de Joloapan, 28de octubre de 1819
Rubrica el documento: Excmo. Sr. José Antonio Rincón.

Avance de las tropas del general Arriola

En otro documento que se refiere a la muerte de Serafín Olarte, cuyo texto es el siguiente:
Del Virrey Apodaca al Sr. Teniente Coronel don José Antonio Rincón.

"Con el oficio de Ud. Numero 57 del l° del corriente mes a que contesto, he recibido las declaraciones tomadas a los rebeldes, Salvador Méndez y Mariano González que esta bien los haya Ud. reservado para que le sirvan de guías en las expediciones. Ya yo sabia la muerte de Olarte y de la actividad de Ud. espero concluya muy breve con esos malvados que tantos gastos y cuidados nos causa.
Sigue un texto terminal .......... Y la despedida: Dios, junio 14 de 1820
Excmo Sr. Conde de Venadito, Virrey Gobernador y Capitán General de NE.

Con esta información de buena fuente puede suponerse que la muerte del Coronel Serafín Olarte aconteció antes del mes de octubre de 1819.
Víctima de una emboscada fue aprehendido como se comenta en el texto anterior por el Comandante de Indios Realistas Antonio Pérez Ticante quien lo condujo a Papantla donde fue fusilado decapitado y descuartizado en un lugar denominado la Cruz Chiquita a la salida de Papantla al poblado de Cabezas (hoy Gutierrez Zamora), su cabeza the colocada en una pica, su cuerpo esparcido a los cuatro puntos cardinales, para escarmiento de sus coterráneos indígenas que quisieran seguir su ejemplo libertario y de  la independencia mexicana.
Retomo la bandera Olartista, su hijo Mariano Olarte de quien hizo una descripción Andrés           Venancio Angulo quien se cobijo al indulto del rey en el puerto de Nautla en junio 7 de1820.
"Que Mariano Olarte, titulado Comandante, tiene a sus ordenes al pie de 400 hombres armados todos indios, cuya gavilla en el día la ocupa en diferentes puntos no conocidos al que declara, en observación de los movimientos de la tropa con el objeto de que cuando aquellas se muevan, ocultar sus familias por diferentes rumbos. Que poseen bastantes municiones, cuyo resguardo esta a cargo del propio Mariano Olarte, asi también menciona a los subordinados de Olarte: Pedro Ferral natural de Papantla, titulado Capitan con 100 hombres armados, Prudencio Ibanez natural de Papantla y Juan Díaz de Chicuao (Chicualoque) agillavan de 40 a 50 hombres, todos de razón y armados, cuyas gavillas obedecen a Olarte en toda función, por lo que los provee de las municiones.


 Límites del totonacapan en el siglo XVI

Mariano Olarte mantuvo la resistencia ante los realistas hasta 1821, año en que se indulto.
El 1° de febrero de 1825, le escribe al general Guadalupe Victoria, Presidente de la República.
"Exmo Senor Presidente El Siudadano Mariano Olarte Capn. de Ynfanteria agregado al Segundo de la Costa de Varlovento al mando del Señor Coronel y Comte. Gl. Dr Juan Adán, ante la notoria Justificación de V.E. parece y dise.
Que en la primera época acsiono de Gl. en los Términos del Coyocquigue  sosteniendoaquellos puntos contra las Tropas espanolas que quisieron Ymvadir hasta el tiempo de nueve anos derrotandolas en todas las tentativas y ataques que aquellas dieron en distintas y repetidas ocasiones con diferentes cuerpos, sosteniendo en todo el transcurso del tiempo a sus tropas Americanas de su pecunio, Armado y municionado; fasilitandole este advitrio el angulo Americano por el rumbo de Voquilla aviendo quedado por estos motivos en un estado miserable.
Sucumvio Senor como después de tener una derrota Noticia de la Constitucion española enque considero era corregido el Sistema de Ntra Preferencia y mas con saber en aquellos y intransitables montes que era ya el unico que quedava con las armas en las manos a que se agregan las largas penalidades que el Jefe D. José Rincon ocasiono por tanto tiempo
Dejo las Armas para por entonces por los motivos que lleva dicho cuando reson6 el Grito Plan de Iguala, se arrima a Sta. Maria Tlapn. [¿ ?] (Tlapacoyan, Veracruz) desde donde
advierte la indiferencia y ninguna unión del pueblo de Tesiutlan por lo que se resolvió despojar el rnencionado pueblo de las armas Americanas ya que no eran dignos de optarlas y ocupándolas parte de su gente; en su transito armo a favor de esta Justa causa aTlapn. y condusio a Papantla veritico lo mismo continuando con Tecolutla, Tuxpan cullos documentos no traia consigo pr. que a V.E. nada le es desconosido.
En el tiempo de Servicio que llevo mencionado perdi6 y acavo con todo su Patrimonio que no vajaria de quinse mil pesos y lo que le es mas doloroso perder a su ansiano Padre el Coronel Serafin Otarte iusilado por el Gefe D. José Mara. Luvian
En cuyo concepto Sor Exmo supuesto lo considere V.E de algun meresimto., para poder socorrer sus obligas, con algun descanso pide se le de el empleo de Coronel de algun Cuerpo 6 en su defecto teniente. Coronel en el 2° batallon 6 el Cuerpo en que sige que siendo todo de Justicia a V.E. asi lo pide y suplica rendidte, que en ello resivir mersed y grasia que implora
Exmo Sor"
Mariano Olarte [rubrica]

Dos meses después, quiza a instancias de algun Viejo conocido o bien por apersonarse en el despacho del Ministerio de Guerra en la ciudad de México, la carta de Olarte causa eco en el primer presidente quien otorga una "constancia" de hechos de armas donde refiere su estancia en el norte de Veracruz (Boquilla de Piedras, Nautla, Coyuxquihui) para emitir el respectivo despacho el que a la letra dice:

"EL CIUDADANO GUADALUPE VICTORIA, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos,
En atención a los méritos: del Ciudadano Mariano Olarte Capitan de infanteria de Ejercito le concedió  el empleo de Teniente Coronel vivo y efectivo de Ynfanteria del  Exercito.
 
En cuya virtud, el Comandante general a quien tocare, dará la orden conveniente para que sea reconocerlo y se ponga en posesión de este empleo, haciendo que se le guarden los fueros de ordenanza, y que sus subalternos obedezcan las órdenes que les diere del servicio por escrito y de palabra. El jefe de la hacienda nacional a quien perteneciere, dará la orden necesaria para que se tome razón de este despacho en la respectiva contaduría, avisando esta a la general de la República, y se le forme el asiento del sueldo asignado según reglamento, que gozara desde el día que el comandante general a quien corresponda ponga el cúmplase, Palacio del Gobierno federal en México at trece de Julio de mil ochocientos veinte y cinco, quinto de la independencia y cuarto de la libertad."
Guadalupe Victoria [rubrica]
 Regiones étnicas del totonacapan

Posteriormente Mariano Olarte continuará como líder de los totonacos a quienes llevará en el levantamiento indígena en Papantla en los 1836 a 1838.
A grandes rasgos hemos bosquejado este breve relato de la vida y actuación patriótica de estos líderes totonacos y sus colaboradores que empeñaron su vida, familia y bienes a la causa de la libertad, con denodada lealtad y constancias en la lucha por un futuro mejor para las generaciones veracruzanas posteriores a la suya, sobre todo por los derechos de raigambre étnica de los totonacas que siempre llevaron en su pensamiento libertario.
Los vínculos de los Olarte permanecen perenemente en el nombre y apellido de su sede amada Papantla de Olarte en el territorio  Norveracruzano.

BIBLIOGRAFÍA 
Virginia Guedea "Prontuario de los Insurgentes" Introducción y notas Cesu UNAM
Instituto Mora. 1995.
José R. Guzmán Rodríguez "Boquilla de Piedra, Misantla y Nautla en la Guerra de la Independencia. Boletín A. G. N. México 1972 — 1976.
Abel Juárez Martínez Coordinador "Veracruzanos en la Independencia y la Revolución"
SEV de Veracruz — Universidad Veracruzana, 2010.
Juan Ortiz Escamilla "El teatro de la guerra — Veracruz, 1750 a 1825". Universidad
Veracruzana, Xalapa/México/2010.
Luis Salas Garcia "Obras Comp1etas" Conaculta, Gob. de Veracruz. H. Ayuntamiento
Constitucional. Programa de Desarrollo Municipal de Veracruz. 2005.
Juan Carlos Santander Ontiveros Tesis: Entre vainillas y fusiles. Rebelión indígena en el Totonacapan, ENAH. 2009.

Artículo publicado en ¿K'atsiyatá? La Revista Cultural de Papantla No. 44
Nota del editor: Se respetó la escritura de los documentos citados.